lunes, junio 24, 2024

Hablemos de condominio: Cuidado con la tiranía de las mayorías, parte I

Estar todos en casa al mismo tiempo y las 24 horas del día puede ser agotador y a esto se le suman un gran número de familias viviendo en el mismo edificio, consumiendo los recursos (agua, gas, electricidad), generando más desechos y ensuciando más las áreas comunes, muchos sin conserje y haciendo ruidos que a muchos molestan, fumando y pare de contar. Sabemos que no es fácil.

Esta semana la historia se repite en residencias de todo el país, notando el excesivo control que se está ejerciendo desde algunas Juntas de Condominio o de comunidades de vecinos, ante la protección contra el Corona Virus.  Algunas personas nos expresan su preocupación ante limitaciones que ya están llegando al acoso.  Y aquí es donde entramos en el concepto que conocemos como la «Tiranía de las mayorías”el cual nos indica que, lo que haga la mayoría no significa necesariamente que este bien.

Veamos algunos ejemplos para entender a que nos referimos.

– Desde Guatire nos cuentan como el limpiar las áreas comunes es una obligación establecida de mala manera a los propietarios y hasta son sometidos al escarnio público si no lo hacen. Esa definitivamente no es la actitud, en vez de lograr tejido social, se crea alejamiento y menos participación de los vecinos.  Este debe ser un acto voluntario que nazca desde el querer colaborar con la comunidad.

– En San Cristóbal nos presentan al tapabocas como el arma de la discordia y son todos obligados a usarlo, ante la mirada escudriñante de vecinos que parecen policías.

– En Caracas, sin consultar a la Asamblea de Vecinos se estárestringiendo el acceso a visitantes, pese a cumplir con los requerimientos de seguridad. Numerosas personas reciben ayudas de familiares, como comida o medicamentos, son mujeres solas con niños o ancianos que son atendidos y asistidos por personas que viven fuera del edificio.

– En Mérida, nos cuentan como ya los vecinos están interfiriendo en las labores internas de cada hogar como las reparaciones, a pesar de hacerse respetando el horario y reglamento del condominio.

– En otros casos las salidas de rutina como calentar y asear el vehículo, pasear la mascota, botar la basura o simplemente tomar un poco de aire y sol, tanto de niños como adultos, son mal vistas y criticadas en masa, hasta publicando fotos en las redes y señalados como si estuvieran cometiendo un delito.

¿Que nos sucede?

Según expresa la Psicóloga Verónica Serrano, esta situación es de esperarse: «todo responde a crisis psicológicas, por la incertidumbre y perdida de controles sociales de la conducta.  Yo estoy muy enojado por todas las medidas que debo tomar, me incomodan y una forma de liberarme de esa molestia es direccionarla a las personas que están fuera de mi entorno. No me puedo molestar con mi hijo o cónyuge porque voy a tener una situación incómoda dentro de casa, entonces me molesto con la Junta de Condominio o el vecino, debo drenar. Simplemente son síntomas normales ante condiciones anormales, son los síntomas de una crisis psicológica normal ante el evento critico que estamos viviendo todos»

Bájele dos

Culmina la Dra. Serrano: «Cuando entendamos que la cuarentena no es un problema, sino una condición y que debemos vivir de esta manera durante cierto tiempo, entonces nos adaptaremos, lo que sí es importante es que esto se comprenda y la gente no caiga en la crisis psicológica de otros»

Una vecina que prefirió no ser identificada nos dijo: «es simple vivan y dejen vivir», ya tenemos suficiente con la crisis país, el COVID 19 y ahora tener que lidiar con el acoso vecinal. De manera que la recomendación principal es no se enganche con la crisis del otro. Respete el espacio individual y sea cordial, aunque no lo sean con usted, recuerde que el otro tiene una crisis psicológica, usted no.

Tome sus previsiones, sin caer en el miedo colectivo

Danitza Suárez Salas

@kminteligente

elkminteligente@gmail.com