Hablemos de condominio: la autoestima en los condominios (Parte II)

La semana pasada conversamos sobre la necesidad de recuperar el autoestima en los condominios, dejar a un lado la apatía y encontrar la motivación necesaria  para cuidar de los espacios comunes que también forman parte de nuestro hogar, haciendo énfasis en el mantenimiento preventivo y a tiempo, que permite dos cosas importantes; la primera, que las cosas sigan funcionando correctamente y la segunda,  que los costos no sean tan elevados para nuestros bolsillos, pues atendemos la necesidad a tiempo.

En este sentido es importante que la Junta de Condominio y Administrador ejecuten una planificación anual  al comienzo de su gestión y conozcan muy bien su condominio, lo que les permitirá priorizar en las necesidades y realizar el mantenimiento preventivo necesario. También hicimos énfasis en la necesidad de conocer la Ley de Propiedad Horizontal, bastante antigua por cierto, y que es desconocida por la gran mayoría de los habitantes de condominios e inclusive por las autoridades. 

Intervenciones del gobierno local

El pasado domingo se realizaron las elecciones regionales, habíamos mencionado también en el marco de la campaña electoral un plan piloto denominado “Por amor a mi residencia”  ante el estado de abandono de algunas residencias de la ciudad de Mérida. Una oportunidad que combina la ausencia de recursos de los propietarios para solucionar sus problemas comunitarios de infraestructura, con la intervención política directa en los condominios, que hasta nuestros días se había mantenido al margen de la intervención, salvo por las diferencias ideológicas comunes entre vecinos.

Como bien lo expresamos, nadie en su sano juicio estaría en contra de las mejoras de un espacio común, sin embargo, es importante respetar el debido proceso, y eso pasa por el conocimiento de la Ley de Propiedad Horizontal y el respeto a la propiedad privada.  De manera que cualquier intervención de un ente público en un condominio para realizar mejoras y mantenimiento  debe ser obligatoriamente consultada a sus propietarios mediante Asamblea o Carta Consulta. La ley establece en su artículo 9 que “Las mejoras de las cosas comunes solo podrán efectuarse con el acuerdo del 75%  de los propietarios”  En el caso de cambios de fachadas (así se trate solo del color)  deberá ser el 100% (artículo 10). En el caso del proyecto piloto “Por amor a mi residencia”  este aspecto debe mejorar  y la aprobación de la Asamblea de Propietarios debe ser un requisito primordial para la ejecución de cualquier obra dentro de un complejo residencial.

¿Cuáles son las consecuencias de entregar el cuidado de nuestro condominio?

Establecidos los parámetros legales sobre los cuales debemos guiarnos como propietarios de un condominio, queda la pregunta ¿A que nos arriesgamos, cuándo la comunidad en pleno decide que el gobierno se haga cargo de su condominio? 

Por naturaleza de la propiedad privada, son los copropietarios quienes deben hacerse cargo de su propiedad, al ceder responsabilidades, también se ceden espacios y libertades. Consultamos Andrés Cova promotor y fundador de Micondominio.com y nos indica que cuando dejamos a terceros ocuparse de lo que nos corresponde como copropietarios en un país con las características políticas, económicas y sociales como Venezuela, puede ocurrir cualquier cosa. Si a futuro los espacios de su condominio (áreas comunes, estacionamientos, salones etc.)  son usados por quienes aportaron el dinero para las mejoras, moralmente los vecinos no tendrán como ejercer cualquier reclamo, pues han decidido compartir su espacio con una causa política.

Generalmente estas decisiones son tomadas por comunidades sin conocimiento de las leyes que rigen la propiedad horizontal, por el ahogamiento económico y la desesperación. Es importante ilustrar apropiadamente el escenario para que todos conozcan los beneficios y los contra de este tipo de acciones.

Quien realmente desea ayudar sigue la senda del debido proceso,  escucha a las mayorías y negocia para que todas las partes queden conformes con las acciones realizadas. ¿Qué aportarán los vecinos a cambio, por recibir la ayuda?  Todos esos aspectos deben quedar claros entre las partes,   así como la naturaleza de los fondos públicos que se están usando en las obras a ejecutar.

Danitza Suárez Salas

@elkminteligente

28-11-2021