Julio Borges: una constituyente comunal es la continuación del Golpe de Estado de Maduro

El presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges, alertó a la población y a la comunidad internacional sobre la pretensión de Nicolás Maduro de convocar mañana a una constituyente comunal, no electa mediante el voto. Aseguró que tal decisión está «fuera de la Constitución y significaría la continuación del Golpe de Estado».

“Anunciamos al mundo preocupado por Venezuela que mañana podría acentuarse la continuación del golpe dado por el Gobierno de Maduro a principios de Abril. Cualquier constituyente comunal y no electa mediante el voto es ilegal y va en detrimento de la democracia”, dijo Borges.

El jefe del Poder Legislativo explicó que el Gobierno “ha desconocido el voto del pueblo, se ha negado a activar el referendo revocatorio; además desconoce las elecciones a gobernadores que tocaban el año pasado y las municipales que corresponden este año. Un gobierno que reprime al pueblo y le huye al voto, no puede llamar a una constituyente comunal no democrática”, enfatizó.

Borges además aclaró a Maduro: “el problema no es cambiar la Constitución es hacer respetar la que tenemos. Maduro que te quede claro: el problema no es la Constitución, el problema es usted”.

El parlamentario aseguró que los Cancilleres de la región y de otras partes del mundo están atentos a la convocatoria de una constituyente comunal que pretende realizar el Gobierno nacional en las próximas horas.

En ese sentido, llamó a la Fuerza Armada, al Tribunal Supremo de Justicia y a otras instancias de poder a estar del lado de la Constitución y del voto en “estos momentos definitivos de la historia de Venezuela. A ser parte de la solución y no del problema”. Asimismo, se dirigió al pueblo de Venezuela, “nosotros no nos entregamos, seguiremos luchado, estaremos en la calle reafirmando que nuestra lucha por la democracia y la libertad. Vencerá la justicia, la libertad, los derechos humanos, el progreso, el voto y la paz”.

Finalizó reiterando las exigencias de la Unidad: elecciones libres, con observadores internacionales, sin presos políticos, ni inhabilitados; respeto a la Asamblea Nacional; la apertura de un canal humanitario de medicinas y alimentos; y el desarme de los grupos paramilitares.