La inseguridad toma espacio en Mérida

Drástico suena el tener que escribirlo, decirlo, “sin pelos en la boca” dirían mis difuntos padres, que la inseguridad hoy día, toma cuerpo y espacio en las calles y avenidas, cualquier sector de Mérida, ante la inminente falta de presencia y patrullaje continuo, como lo hacían anteriormente, los efectivos de los Cuerpos de Seguridad del Estado.

En las últimas horas se han registrado en nuestra ciudad, dos lamentables homicidios, que dejan mucho que pensar, del grado de inseguridad que reina a cualquier hora, día, sector, esquina de Mérida, producto de la carencia de una eficaz protección y seguridad ciudadana, por parte de los efectivos policiales, sean la Policía Municipal o Nacional, que de hecho, rara vez, se les ven patrullando, como debe ser, por las arterias viales del casco urbano merideño, en sitios de recreación y esparcimiento, áreas residenciales populares de esta urbe.

El grado de inseguridad en Mérida, es preocupante, un flagelo que cada día toma espacio, como si nada, la ciudad adolece de la debida protección y seguridad policial, el hampa y ahora, el sicariato, toma cuerpo sin son ni ton, lo que indudablemente incide en la calidad de vida de todos los que viven y conviven en esta capital, de rasgo histórico cultural universitario turístico recreacional,  como en las localidades del interior del Estado, una realidad que está a la vista de todos, sin pecar de alarmistas, ni estar en contra de la ciudad, mentiras no son (Giovanni Cegarra, CNP. 2229).

11-08-2021