¡La marcha de los huesos!

¡ LA MARCHA DE LOS HUESOS!

Este gobierno, mientras habla de justicia social, igualdad para los pobres, socialismo, democracia participativa, etc., hace todo lo contrario. Bien lo sabemos los trabajadores, tanto del sector público como del privado, que durante los últimos 14 años no hemos recibido otra cosa que no sean golpes de la parte oficial: paralización de las contrataciones colectivas, aumento miserables del salario mínimo y congelación del resto de la escala salarial, acumulación de deudas laborales, empeoramiento de las condiciones de trabajo y seguridad industrial, eliminación de los HCM, despidos injustificados, retraso en los pagos de nuestros bonos vacacionales, de las utilidades y aguinaldos.

Al mismo tiempo se da el ataque despiadado a los sindicatos para destruirlos, la persecución y encarcelamiento de los dirigentes que pelean por nuestras reivindicaciones, criminalizando el derecho a la protesta, mandando a centenares de obreros a tribunales por reclamar tales abusos y chantajeando a miles con el despido sino se callan y aceptan la arbitrariedad. Encima, tenemos que calarnos la incapacidad e ineptitud de la gerencia gubernamental, que ha conducido al país a una severa crisis económica caracterizada por: la caída de la producción petrolera, la inflación mas alta del mundo, la tragedia irresoluble de los damnificados, la quiebra de las industrias de Guayana, la, paralización de los emplazamientos petroleros, la caída vertiginosa de la producción agrícola producto de la criminal política de asalto y expropiación de mas de 700 fundos, haciendas, fincas o empresas del sector. La quiebra de las principales Zonas Industriales del país, el creciente y sostenido desempleo. La agresión policial y presupuestaria contra las Universidades, la persecución y atropello contra los estudiantes, negarle el empleo a los egresados de las Universidades Nacionales para dar preferencia solo a los egresados de los centros de estudios gubernamentales, la negativa a aplicar los Normas de homologación y la política de implementar la Doctrina del Pensamiento Único en el Sistema Educativo venezolano. El grave deterioro del Sistema de Salud.

Frente a este cuadro de crisis, el gobierno del Ilegitimo Nicolás solo opta por la aplicación de un “Paquetazo” económico que desenfrenadamente devalúan nuestra moneda y reduce cada vez mas el poder adquisitivo de nuestras familias; las cuales se ven afectadas además por el desabastecimiento y el alto costo de los productos de primera necesidad primera necesidad. Estas circunstancias son fiel reflejo del rotundo fracaso de un modelo económico que se basa fundamentalmente en el rentismo petrolero;  que reduce la capacidad productiva gracias a las políticas clientelares; que compra falsas solidaridades con regalos desmedidos que provienen del erario público; y dilapida en corrupción y planes fallidos inmensas fortunas de capital, que muy bien pudieron haber servido para fortalecer una estructura económica orientada al desarrollo independiente que privilegie el impulso del conocimiento, la ciencia y la tecnología.

Los trabajadores hemos sido protagonistas de una permanente lucha contra todo tipo de violaciones a la libertad sindical; por el reconocimiento de las contrataciones colectivas y de las organizaciones sindicales;  por el aumento general de sueldos y salarios; por el sostenido reclamo por la cancelación de las prestaciones sociales, intereses de mora, cesta ticket y el otorgamiento gratuito de los medicamentos para todos los jubilados y pensionados; contra la tenebrosa figura del sicariato sindical; contra el desbordado terrorismo de los patronos públicos y privados. 

A estos reclamos debemos agregar, la ausencia de políticas públicas que den satisfacción real a las necesidades habitacionales de miles de trabajadores y sus familiares; la imposibilidad de ejercer el derecho a la salud, debido a que las carencias presentes en hospitales públicos constituyen una vergüenza nacional que pone en peligro la vida de miles de compatriotas. Asimismo, la inseguridad ocupa el primer plano de la angustia y la zozobra familiar en medio del mayor desinterés de parte de los entes oficiales; mientras que los altos funcionarios sí se garantizan medidas para proteger su seguridad personal y familiar.

Los trabajadores aragüeños, conscientes del papel histórico que nos corresponde, no podemos dejar de rechazar la actitud militarista y autoritaria asumida por el Presidente del Parlamento Nacional, al pretender cercenar a un sector de parlamentarios su derecho constitucional a expresar sus posiciones y expulsarlos del recinto de la Asamblea Nacional. Asimismo, condenamos la extensión de esta arbitrariedad al Consejo Legislativo de nuestro estado Aragua. 

De igual manera, rechazamos el doble discurso y las sospechosas evasivas de los Poderes Públicos para realizar la auditoría de los resultados electorales en las condiciones establecidas constitucional y legalmente.

Rechazamos la persecución, hostigamiento y despidos contra los trabajadores que ejercieron su derecho a votar libremente por la opción de su preferencia; y condenamos la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, especialmente en sus formas de represión, criminalización, encarcelamiento y tortura de ciudadanos practicada por los cuerpos policiales y militares contra aquellos ciudadanos que han ejercido y ejercerán su derecho a la protesta pacífica.

Nos solidarizamos con la lucha de los trabajadores y estudiantes universitarios en defensa de la autonomía, de la universidad plural, por educación de calidad, por presupuesto justo, por aumento salarial y respeto a las contrataciones colectivas y a las organizaciones sindicales, gremiales y estudiantiles. 

En el Día Internacional de los Trabajadores, la Red de Universidades, la Mesa de la Unidad, los Gremios Profesionales, las organizaciones Sindicales, Gente del Deporte, las organizaciones de la Sociedad Civil , Buhoneros,  desempleados y los Sin Techos hemos decidido salir a las calles a reclamar la solución a los problemas laborales, reinvidicativos, habitacionales, salud, educativos y de inseguridad que afectan no solo a la comunidad aragueña sino a Venezuela en su totalidad y hemos escogido como símbolo al Hueso, por ser este la mejor representación de la situación de precariedad y hambre a la que se encuentra sometida la inmensa mayoría de los venezolanos.

NO A LOS SUELDOS DE HAMBRE

POR UN AUMENTO GENERAL DE SUELDOS Y SALARIOS

POR LA APLICACIÓN INMEDIATA DE LAS NORMAS DE HOMOLOGACION

POR UN PRESUPUESTO JUSTO PARA LAS UNIVERSIDADES.

ARAGUA EN LA CALLE RECLAMA SUS DERECHOS