La realidad de Mérida: Mientras siguen organizando ferias, los servicios públicos continúan colapsados 

Ciudad de Mérida
Lamentablemente los merideños dependen de la visita de temporadistas  para que los servicios públicos funcionen a medias. Esta situación ha significado para los merideños una de las mayores preocupaciones  en los últimos años.
 
Si bien la mala atención en los centros asistenciales por la falta de insumos a los profesionales de la salud, el mantenimiento casi nulo  del servicio de agua potable, el mal funcionamiento eléctrico, las vías en total deterioro, las calles llenas de basura, la deficiencia y disminución del transporte público; es uno de los factores que acarrea terriblemente a la ciudadanía en general.
 
En tal sentido, Usuarios del transporte público del centro de la ciudad, manifiestan descontento por las descomunales tarimas y sonido que se están montando en sitios estratégicos de la ciudad, para estas Ferias del Sol 2024. Y mientras tanto dijeron, “nosotros padeciendo un miserable sueldo de tres dólares, queriendo tapar la crítica con bonos de la patria que no es más que otro desastre del gobierno.  
 
Otros usuarios del transporte público, se mostraron asombrados de cómo funcionarios policiales trancan las avenidas y congestionan la ciudad para servirle al estado en asuntos sociales, varios se preguntaban  ¿en vez de estos eventos, por qué no invierten   en reparar las vías que están  en total deterioro?, “los vehículos particulares, y hasta el transporte público, sufren estas consecuencias, y sin tener cómo arreglar estos daños. 
Otros, sumaron un ingrediente casi imposible de pagar, como son los altos costos para pagar los servicios básicos, pese a la mala calidad con la que funcionan, y que en su mayoría, son controlados por el estado. 
 
Mediante un sondeo  en los que va del año 2024, se observa con frecuencia las denuncias   continuas de los  habitantes  en radios locales y redes sociales, pidiendo con clemencia, que se restablezcan los servicios públicos que son prioridad para optimizar una vida de calidad humana. 
 
En el caso de los centros asistenciales, las quejas de los ciudadanos son desmesuradas, dicen que el servicio ha desmejorado gravemente hasta el punto de no tener una  gasa, alcohol, algodón  o inyectadora.
 
Mientras,  la Corporación de Salud del estado, se  pronuncia constantemente evidenciando la exageración de insumos médicos en estos recintos hospitalarios destinados al  servicio del merideño. ¿dónde están?, los pacientes caen muertos en las salas de emergencia, otros viven una situación desconsoladora, prefiriendo quedarse en casa, antes de acelerar la enfermedad. 
 
Sin embargo, el esfuerzo del personal  tanto médico, como de enfermeros, es de valientes, ya que no poseen los insumos necesarios para ofrecer a los pacientes un servicio médico de calidad. 
 
En otro sentido, La carencia del agua potable en muchas comunidades sólo del municipio Libertador, es miserable, lo que ha traído como consecuencia, problemas de salud, e incluso, enfermedades graves en aquellas comunidades que están más vulnerables por la falta del suministro. “En Mérida abrir el grifo y obtener agua para beber se ha convertido en un lujo”. Dijo un ciudadano a pie. 
 
Puntualizando, que la escasez del agua potable es un problema que las autoridades competentes deben frenar, poniendo en marcha soluciones firmes y evitar la suma de la aparición de  enfermedades. 
 
Otro mal que le atañe al merideño,  son los terribles altos y bajos de luz eléctrica, más los apagones que perduran durante  8 y 12 horas de las 24 horas del día, y “Corpoelec”, sin manifestarse con un cronograma oficial, afectando la rutina diaria del ciudadano. Así lo manifiestan transeúntes del centro de la ciudad. Pero, Corpoelec afirma que las interrupciones eléctricas han cesado en la ciudad y el resto del país. 
 
Ahora bien,  según estadísticas recientes, se habla de que Mérida está apuntando a la ciudad con el mejor servicio de recolección de desechos sólidos, muchos se preguntan, ¿por qué las calles siguen llenas de basura?, el descontento sigue en pie, porque no existe una programación fija para recoger la basura, es lo que expresan la mayor  parte de los habitantes del municipio Libertador del estado Mérida.
 
En otro sentido, se habla de la deficiencia del transporte público en casi todas las líneas urbanas, los dueños de estas unidades dicen   no poder equipar el tanque por la falta de combustible “Diésel”  en las estaciones de servicio, lo que les impide laborar con normalidad para prestar el servicio. 
 
Otros representantes de líneas urbanas del centro y sur de la ciudad, manifiestan inconformidad por la falta de combustible, lo que ha generado el mal servicio del transporte, notándose  aglomeradas las paradas. “Comprar diésel dolarizado no resulta factible, parte del gremio no posee los recursos para comprarlo”. Indicó, un transportista de la línea La Otra Banda.
 
De tal manera, que la mala administración de los servicios públicos por parte del estado, en los últimos años, ha ocasionado un total disgusto en cada uno de los sectores que hacen vida en la ciudad de Mérida, por lo que la ciudadanía en general pide la restitución y el rescate de los mismos para tener una óptima calidad de vida.
 
 
Carmen Sanabria. Practicante ECSO ULA-Mérida
08-02-2024