La última cena

Por:Jesús Elorza

A partir de la declaración de Nicolás “El Espurio” en la cual señaló que los miembros de la Dirección Político-Militar eran los nuevos apóstoles del Jesucristo de los Pobres, se hizo obligante entre ellos que cada quien asumiera un nombre acorde con el evangelio revolucionario. Ahora, ustedes son los discípulos de nuestro comandante redentor y tendrán la responsabilidad de propagar por todo el país y el mundo entero su doctrina del socialismo del siglo XXI y de paso hacerme presidente en las próximas elecciones. Por ejemplo,  he decidido adoptar el nombre de Pedro por ser este el primero de los nombrados por el Hijo de Dios similar a la sucesión monárquica que  nuestro redentor bolivariano hizo conmigo. Así pues, los invito a compartir este pan andino y este vino francés, en simulación del cuerpo y sangre de nuestro querido y amado líder.

Luego, de la eucaristía socialista los ahora llamados discípulos se fueron a un retiro espiritual en el Cabaret Tropicana de La Habana para entre mojito y mojito seleccionar cada uno el nombre para su apostolado. En horas de la madrugada termino el conclave de los rojos y no cardenales precisamente. Entre ellos mismos comenzó la jodedera por la novedosa nomenclatura.

Jacobo Cabello se ufanaba de representar a Santiago el Mayor y se burlaba de Arreaza por este haber sido designado por su condición de principiante como Santiago el Menor.

Los Ministros del Interior, Defensa y Cancillería optaron por los nombres de Bartolomé, Judas Tadeo y Juan por ser estos a los que Jesús llamó Bo-aner´ges que significa los Hijos del Trueno y serán los encargados de caerles a coñazo limpio a los conspiradores de la oligárquica oposición.

Aaaayyy papá, fue la expresión que se escucho en la sala cuando Ramírez anuncio que quería  ser bautizado como Felipe de Betsaida y Jorge Rodríguez pidió ser llamado Tomas por haber sido testigo de la vida, muerte y resurrección de su comandante. Ah,  debo decirles que este discípulo también era llamado Mellizo de Betsaida y es otra de las razones por la cual ese nombre me friquea todo.

Giordani y Merentes se proclamaron como Mateo por ser este un recolector de impuestos al inicio de la era cristiana y su mala fama cambió cuando fue llamado por el redentor.

Bernal no dudó en ningún momento en ser llamado Simon El Cananeo conocido como Zelote el guerrillero y ser un fanático que odiaba a los romanos. El nuevo evangelio de  Mi comandante abrió mi corazón y ahora solo odio a los que no piensan como yo.

Falta uno, y todos dirigieron la mirada hacia Judas Arias Cárdenas Iscariote el único que no necesito justificar la escogencia de su nombre por haber sido bautizado anteriormente por el comandante presidente.

Todos, se sorprendieron al ver en la puerta del cabaret a  Raúl Castro con una cara de arrechera y gritándoles….óyeme…ustedes son unos comemierdas…al llamarse apóstoles están reviviendo al fantasma de Piñerúa Ordaz y su famosa acusación…ya todo el mundo comenta que solo les falta designar a Cilia como María Magdalena y Aristóbulo como el Papa Negro…no me joda.. lo que están haciendo con esta payasada de falso cristianismo es anunciar que la última cena la tendrán el 13 de Abril.