Nel blu dipinto di blu 

Por: Jesús Elorza…
 

Con un gran despliegue de fanfarria propagandística, los habitantes de Cumaná en el estado Sucre, fueron convocados a finales del mes de julio para que asistieran al acto de reinauguración de la pista de atletismo del complejo polideportivo Félix “Lalito” Velásquez. La duda no se hizo esperar entre los cumaneses. No queremos, caer por inocentes otra vez, era el comentario generalizado entre la población. El gobernador Edwin Rojas tiene más de tres años con el mismo anuncio y nunca ha cumplido a pesar de que los presupuestos para el rescate de las instalaciones deportivas ha sido aprobado en reiteradas oportunidades. 

 Sin embargo, llegado el día de la reapertura de la pista atlética, el pueblo acudió masivamente, apelando al refrán popular de “ver para creer”. Todos los presentes, quedaron maravillados por el colorido de la pista, de un azul brillante que enceguecía a los presentes con el reflejo del sol. Luego de cortar la cinta, el gobernador toma el micrófono y comienza a cantar el éxito de Domenico Modugno, la inolvidable canción “Volare” poniendo énfasis en el estribillo  “Nel blu dipinto de blu”. Todo el personal de protocolo que acompañaba al gobernador se hizo eco de la canción entonando el azul pintado de azul. 

 Sin embargo, llamaba la atención que el personal de seguridad no permitía que nadie se acercara a la pista. Muchos pensaban que esa limitación obedecía a que el material sintético que cubría toda la pista estaba recién colocado y era necesario esperar un tiempo para su fijación y posterior uso. Pero, la realidad era otra ¡¡¡No habia material sintético!!! ¡¡¡La pista era de asfalto recubierto con pintura azul!!! para simular el material sintético. 

Este gobernador cara dura, engañó a los deportistas sucrenses al igual que lo hizo Tarek William Saab  gobernador de Anzoátegui en el 2007 en compañía de Aristóbulo Isturiz, Jorge Rodríguez y Eduardo Álvarez que mandaron a pintar la pista de atletismo del complejo polideportivo de Barcelona para que diera la impresión de ser material sintético cuando solo era tierra pintada. Catorce años después, la pista sigue pintada y debemos pensar, que de continuar este régimen en el poder, va a ocurrir lo mismo con la pista de Cumana. 

 Muchos piensan que en ambos mandatarios y sus secuaces privó la arrogancia del ser poderoso y la burla a un pueblo con la finalidad de continuar disfrutando las mieles del poder. En su descarada manipulación  propagandística revolucionaria representan una versión caricaturesca del mariscal duque Grigori Alexandrovich Potemkin (17391791). Personaje que se hizo famoso por engañar a los gobernantes con la construcción de pueblos artificiales. Según la leyenda,  antes de una visita de su soberana la zarina, Potemkin, el favorito, hizo edificar bastidores/fachadas pintadas a lo largo de la ruta de visita de Catalina la Grande, para presentar pueblos idílicos en la recién conquistada Crimea, con el propósito de  encubrir la verdadera situación catastrófica de la región. 

 El Potemkim Edwin Rojas, utilizó las mismas artimañas que su homologo ruso para pintarles pajaritos preñaos pintados de azul, a todos los que escuchaban sus alucinantes explicaciones sobre la reinauguración de la instalación deportiva.  

Quizás, en algún momento los ciudadanos cansados de ser engañados, se les oiga cantar al mejor estilo de Daniel Santos “Vete no te quiero ver mas en mi camino”.  

20-08-2021