Operación manos de papel y la casa de papel

Por: Germán Rodríguez Bustamante

La ultima trama de la conspiración financiera montada por el gobierno de Maduro, llamada “Manos de Papel” se asimila a la serie española de rotundo éxito a nivel internacional, conocida como “La Casa de Papel”, la cual se centra en lo que puede ser el mayor robo de todos los tiempos con 2.400 millones de euros como objetivo. La conspiración gira alrededor del asalto a la casa de la moneda para quedarse con las máquinas y poder fabricar, sin límites, su propio dinero. La idea surge de una mente maquiavélica de un profesor, un curioso personaje al que se le ocurre el brillante plan de tomar la fábrica quedarse dentro y prender las máquinas  para producir dinero. Para concretar la hazaña requiere reclutar a ocho ladrones avezados que se atrevan a realizar el mayor robo de la historia. Para ello el profesor los instruirá durante cinco meses para que nada quede al azar, pero el peligro esta en aguantar 11 días dentro del edificio junto a los rehenes, tiempo necesario para producir los 2.400 millones de euros.

Maduro y su dirección dictatorial nos pretende deleitar con una cómica serie en la cual se persigue a un conjunto de ladrones, responsables del boicot financiero, acaparamiento de efectivo, lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Operación que fundamentalmente se realiza en la frontera colombo venezolana, del Norte de Santander y el Estado Táchira, escenario ideal para la película montada por el régimen. El contrabando en la trama aparece como un delito de reciente data, revelado por los laboratorios de investigación sofisticados del ejecutivo, quien es resguardo del pueblo realizan el esfuerzo supremo para acabar con este tipo de forajidos. Olvidan de forma maliciosa que el fenómeno del contrabando fue mejorado en estos tiempos de gobierno revolucionario, llegando a la perfección en los últimos 6 años. La escasez, el desabastecimiento y el control cambiario generaron un terreno propicio, para preparar a un grupo de actores aventajados, quienes con la formación adecuada asaltaron los recursos públicos, perpetrando un robo descomunal sin la necesidad de tomar las máquinas de fabricar billetes y monedas. En este momento la dirección de la Dictadura aplica una purga selectiva para intentar confundir a los televidentes y mantener la intriga y el suspenso sobre el final de la serie. Los venezolanos esperamos por los autores intelectuales que produjeron la ruina total de la nación y no estamos dispuestos a ser confundidos con series de tan mala escenografía y montaje.

Chávez, Maduro y su banda constituyente consumaron un robo sin la necesidad de secuestrar la máquinas de la casa de la moneda, en una versión moderna, decomisaron la autonomía del BCV y colocaron a la institución al servicio de sus caprichos, fabricando billetes a su antojo, distribuyendo las migajas en bolívares, mientras las divisas fueron comerciadas entre grupos previamente seleccionados, integrantes de la componenda corrupta. Posiblemente no sea el mayor robo de la historia; con toda seguridad si es, el mayor daño realizado a una nación. Los ciudadanos nos sentimos rehenes de la banda de ladrones, limitados a sobrevivir en nuestro propio país: víctimas de la delincuencia; condenados a la mengua por servicios públicos maltrechos; forzados a morir por falta de alimentos y medicamentos y a la salida obligada del territorio por las condiciones imperantes que hacen la vida insoportable. En este momento nos venden la premisa que 20 años no fueron suficientes para perpetrar el objetivo, requieren un tiempo adicional para alcanzar su meta, la ruina absoluta todavía está en desarrollo y a la olla aún le quedan restos de teflón. 

Aparecen en escena en los capítulos recientes grandes despliegues policiales poniéndole los “ganchos” a individualidades, que llegan ya supuestamente a la cantidad de cien operadores, a quienes les decomisaron desde pasta de dientes hasta cajas clap. A su vez la persecución del dólar paralelo logro la captura de un propietario de una empresa digital, dedicada a la fijación arbitraria del precio de la divisa, y también  al cierre de tres casas de bolsa en la frontera que se dedicaban a canalizar remesas y abultar el precio del dólar. A pesar de los esfuerzos y sacrificios de los actores principales de la serie, el dólar paralelo sigue su marcha interrumpida hacia el cielo sin techo. La promesa es mantener el foco en los próximos 6 años, para erradicar el flagelo de la hiperinflación y acabar con estos delincuentes financieros que tienen la economía nacional en la ruina.  

El régimen es una víctima de esta conspiración, que con la unión de actores nacionales e internacionales pretenden acabar con el sueño del comandante supremo, sin embargo sus hijos defenderán el legado hasta con sus vidas. Los próximos capítulos mostraran nuevos y renovados enemigos, culpables de la desgracia que vive el pueblo, el suspenso nos mantendrá en vilo, angustiado por el desenlace de esta serie, que de bufa se convirtió en una película de terror. No quedaran uñas en las manos de papel para aguantar las intrigas financieras montadas por la Dictadura, para buscar distraernos en estos tiempos oscuros y miserables que vive la Republica. La serie mantendrá sus capítulos hasta la consumación del robo o hasta la muerte total y absoluta de los rehenes.                     

gguillermorb@yahoo.com

@germanrodri

@germanoveja