Pacto de Unidad Nacional

Por: Germán Rodríguez Bustamante…

 Un pacto de unidad es una alianza nacional en la cual los diferentes actores que conforman una sociedad, se comprometen para establecer acuerdos a pesar de las diferencias, independientemente de lo profundas que puedan ser. Luego de la exitosa gira internacional del presidente interino Guaidó, la necesidad de unir todas las fuerzas que se oponen a la Dictadura encabezada por Maduro, parece una tarea impostergable. La unidad nacional es posible si el patriotismo golpea el pulso emocional de la clase política, como puede ocurrir en esta emergencia que lleva 20añosen terapia intensiva. Es posible si nadie quiere que empeore la situación del país, buscando un rédito político que no se dará.Es posible porque el desencanto de los venezolanos ha llegado a un extremo que perjudicará a toda la dirigencia política sin excepción.

Ante todo, la decisión de compartir la estrategia opositora para buscar una salida a la crisis presente, resulta transparente ante la opinión y no hace falta agregar más: no es por codicia del poder, sino para que el poco apoyo existente no se disuelva. En segundo lugar, una disposición explícita de decidir por consenso, mejora lasreacciones populares ante las incertidumbres internas. Tercero, una lealtad elemental que no exige ocultar algunas diferencias, pero sí devolver a la acción política su servicio al bien común. Cuarto: las cartas de poder de cada partido pueden revisarse frente a la eventualidad de procesos electorales cercanos, programados o los derivados de acuerdos coyunturales.

En definitiva, aquí no se juega el predominio de una ideología o cosmovisión política, entre los partidos y organizaciones políticas opositoras; se juega, sí, la superación de la tragedia para mejorar el futuro de todos los venezolanos y si en tal emergencia conviene una alianza de unidad nacional, como un gesto de grandeza de los factores. Una definición pública de unidad comprometida a nivel nacional, regional y municipal, aunque no se logre en todos los niveles. Los partidos y factores ganarán en obtener un pacto de confianza de la ciudadanía, ausente hace rato en la vida pública nacional.

La Tiranía efectúo un pacto con factores políticos opositores minoritarios, como estrategia para debilitar la posición de Guaidó y la Asamblea Nacional. El acuerdo estableció una “mesa de diálogo”, y se anunció un día después de que Guaidó declarara agotadas las conversaciones entre la oposición y el gobierno que se desarrollaban en Barbados desde mayo 2.019. El documento compromete a cuatro movimientos con presencia minoritaria en el legislativo. Lo cierto, es que es muy poco lo obtenido enla mesita, el régimen por su naturaleza no cumplirá ningún acuerdo, es un actor de mala fe que busca obtener tiempo sin hacer mayores concesiones.

Para lograr un gobierno de transición, en primer lugar, debemos lograr la unidad nacional de todos los factores opositores al régimen. Venezuela vivió una etapa prolongada de democracia, en la llamada cuarta república, esto sin ninguna duda permitirá un tránsito más rápido a la reinstitucionalización y la democratización de la Nación. La presión internacional derivada de la gira de Guaidó, se profundizará buscando limitar la capacidad de maniobra del régimen, obviamente teniendo mucho cuidado que la misma no termine pordebilitar, al tejido social que le da soporte a la oposición encabezadapor el presidente de la AN. De lograr la unidad nacional opositora o por lo menos con la gran mayoría, tendremos dos factores importantes en la ecuación que pueda forzar un acuerdo político, que propicie el inicio de la transición como son: la presión internacional y la unidad nacional organizada. Estos dos factores manejados de forma inteligente podrían propiciar un trasvase de parte de la elite gobernante, socavando el soporte de la Dictadura.

La presión internacional existe y se mantendrá en el futuro cercano, la necesidad de organizar a la oposición es fundamental, debemos estar preparados, comprometidos y convencidos que lo podemos lograr. Los eventos futuros producto de las condiciones debemos enfrentarlos sin abandonar ninguno, es decir cualquiera que sea el escenario la unidad opositora lo afrontará con organización y disciplina incluyendo el terreno electoral.

La situación política inicio el 2.020 con un alto grado de estancamiento, la gira internacional levanto las esperanzas, sin embargo, ese impulso no puede perderse la construcción de una unidad nacional es urgente e imprescindible. El reconocimiento de los errores, debe pasar de la retórica a la rectificación, no es suficiente la solicitud de perdón, es necesario acciones que recuperen la credibilidad.  Entendiendo el cese de la usurpación como estrategia maestra, las tácticas adoptadas hasta el momento no apuntarón hacia ese objetivo, en consecuencia, los anuncios, declaraciones y amenazas se convierten en propuestas huecas, poco creíbles y desesperanzadoras. La rectificación exige la corrección de las amenazas y los incentivos para minar los soportes del régimen. Descontentos puertas adentro de la Tiranía existen, requieren de mayores presiones y amenazas creíbles, y lógicamente de incentivos y garantías para cerrar el círculo en un equilibrio perfecto que propicié el inicio de una transición política acordada.La teoría de Juegos intenta simplificar las complejidades políticas en equilibrios perfectos que logran la consecución de la estrategia en rondas de juegos, entendiendo que son dinámicos y que las rondas requieren de evaluaciones continuas y permanentes hasta lograr el objetivo. Fortaleza, consistencia y persistencia la Unidad Nacional es vital para lograr acabar con la tragedia.

gguillermorb@yahoo.com

@germanrodri

@germanoveja