Pésima señal de TV cable en Mérida

Mérida, ciudad que tildan de turística recreacional universitaria por excelencia, definitivamente, no pega una, en lo que a servicios públicos y privados, se refiere.
 
Hoy por hoy, nuestra ciudad adolece y padece, de eficiencia en la prestación de servicios básicos, como lo son, entre otros, el del suministro de agua potable, gas doméstico, gasolina/gasoil, energía eléctrica, seguridad y protección ciudadana, control de precios en productos de primera necesidad, telefonía fija y móvil, internet y remata, televisión por cable, cuya señal es pésima por parte de las empresas que la suministran, que de paso cobran exagerada cuota mensual por un servicio super deficiente.
 
Ante quién los merideños y los que no lo son, pueden quejarse y reclamar, la prestación de eficientes servicios elementales básicos, las fallas repetitivas de ellos, pues tampoco se cuenta, con un ente público municipal que vele y haga valer, valga la redundancia, el derecho ciudadano de tener buenos servicios básicos, que mejoren cada día, la calidad de vida.
 
Así están, adolecen, sufren, los habitantes de Mérida, por un eficaz suministro de servicios públicos y privados básicos, una ciudad en la que, duela a quién le duela, al que le caiga el guante que se lo plante, no hay gobierno que valga (Giovanni Cegarra, CNP. 2229).