PSUV- Mérida rechaza campaña sacrílega y de irrespeto la Memoria de Chávez

Por: Nelson Dugarte

Manuel Molina

 ***Considera  como un acto vil y canalla esta campaña***

Con indignación y repugnancia ha recibido todo el pueblo merideño, esta campaña sacrílega de la oposición que irrespeta la memoria del Comandante Hugo Chávez, con la publicación de imágenes y declaración descontextualizada y mal intencionada para sustentar una operación de mentira e incertidumbre.

Para Manuel Molina, Coordinador de comunicación, propaganda y agitación del Psuv Mérida, esta campaña intenta construir un escenario propicio para una explosión social que activaría los factores violentos de  la oposición en busca de enlodar el proceso electoral del próximo 14 de abril.

“Yo creo que la oposición esta ejecutando un plan concebido para una confrontación que no respeta el espacio político y democrático que existe en el país, sino que busca irrespetar la figura del Comandante supremo Hugo Chávez y traspolar el dolor del pueblo y su sentimiento de amor por el líder, en una corriente de rabia y desprecio”.

Asimismo, considera Molina, que esta trampa de la ultra derecha merece todo el desprecio del pueblo venezolano, porque no alcanzarán su objetivo en tanto que los revolucionarios creemos en la democracia y vamos armados de amor a la contienda del 14 de abril para vencer a Capriles y sus acólitos de alma golpista y guerrerista.

Molina, exhortó al Comando “Pedro Carmona Estanca” que es en verdadero comando de los opositores a respetar la imagen del Presidente Hugo Chávez, a tener consideración con su familia y a seguir en el juego democrático, acatando las reglas, el debate de ideas y suprimir esta campaña sacrílega que quieren imponer con la publicación avisos malintencionados.

“Nosotros vamos a seguir en el juego democrático, pero sabremos enfrentar cualquier intención golpista de los opositores que, incluso, irrespetan a sus seguidores, llevándolos a un camino de violencia y confrontación, que se sustenta en una acción psicológica manipuladora” – culminó Manuel Molina.