Razones y pasiones: Frustración

Eleazar Ontiveros

Por: Eleazar Ontiveros Paolini…

La Federación de Profesores Universitarios de Venezuela, FAPUV, a diferencia de las otras 14 federaciones sindicales que hacen vida en la universidad, rechaza las tablas salariales aprobadas el 3 de septiembre, ya que lo contemplado en las mismas resulta frustrante, pues se aleja sustancialmente de las expectativas que sobre el particular se forjaron con reiteración, al alero de consideraciones legales inobjetables.

Desde que se aprobaron las Normas de Homologación en 1982, se tuvo la esperanza de que los ajustes y aumentos salariales de los universitarios no estuvieran sujetos a impulsos epilépticos; a luchas año a año entre las partes: paros, protestas; a su utilización demagógica; a la violación de las leyes; y, lo más importante, a decisiones interesadas del ejecutivo, ávido de que todo lo que apruebe sea apreciado mesiánicamente.

Lo que se acordó en las Normas es razonable. Incluso Llegamos a estimar que deberían regir para todos los empleados públicos. Veamos: que cada dos años la inflación acumulada, determinada por el Banco Central, sirviera de referencia exacta, sin ninguna otra consideración, para definir los ajustes o aumentos salariales.

No escapa a nuestra apreciación que en la sociedad en general y en particular en el seno de la Universidad hay posiciones encontradas respecto a la apreciación del problema, la solución dada y las formas de aceptarla o rechazarla, pues los intereses también difieren. Esas diferencias deberían subsistir hasta que el eje central de la ilegalidad sea puesto en el tapete interpretativo. Y en este caso la cuestión es contundente. Si bien no podemos, por razones de espacio, pormenorizar, a vuelo de pájaro digamos que la decisión viola la Constitución (Artículos 19,21,23,25,89,91,104y117); LOTT(Artículos 15, 18m 19, 25,98,100 y 108); LOE ( 33, 32, 50 42); Ley de Universidades (86,87 y 88); las normas básicas de una convención; las Normas de Homologación; los acuerdos preexistentes; y las actas convenio. Sobresale de lo anotado, el aparte 1 del Artículo 89 de la Constitución, que al texto dice: “Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas y apariencias”. Se puede decir que sea cual fuere el ajuste o aumento implica progresividad, pero resulta que la misma debe tener una referencia objetiva y justa, tal como puede ser la inflación.