Residencia Estudiantil Femenina ULA cumple XXX años

Graciela Romero De Molina, llamada por amor  Mamá Chela. Quién vivía en la residencia junto a las  estudiantes universitarias que había en ese momento. Siempre trató a cada una de ellas, como a sus hijas, siempre buscando el mayor beneficio para ellas y para la residencia.

Rector Perucho, Recto de Rectores, fue la mano derecha de Mamá Chela y quién ayudó económicamente a la residencia y residentes

REFULA, más que una dependencia de la ULA es un hogar para quiénes ahí se alojan.

 Estudiantes Universitarias de todos los Estados del país, son quiénes han hecho y en la actualidad hacen vida en esta casa

La residencia estudiantil conocida como Residencia “Mamá Chela” cuenta con múltiples espacios tales como: Recepción, sala de visitas, de estudio, de computación, Capilla, Salón de baile, múltiples habitaciones, Azotea, Jardín y Patio amplio.

Cuenta una ex residente “Omaira Bolívar. Que en la Capilla se celebraba la misa de Acción De Gracias de las graduando que vivían en la residencia. Un acto muy bonito, el poder agradecer a Dios de esta manera y agradecer a esta casa por haber sido parte de esa experiencia universitaria

Estos espacios en su mayoría son transitados diariamente, son pasillos llenos de alegría, risas, llantos, sorpresas y toda una aventura que a diario ocurre.

En días libres y fechas celebres, la alegría abunda por doquier. Inclusive personal de trabajo y administrativo se unen a estas actividades haciendo sentir REFULA como un verdadero hogar.

REFULA ha sido apoyo para todas esas estudiantes que de una u otra manera han necesitado de ella. A pesar de los años, sigue en pie alojando a las estudiantes que ahí llegan y con este año que cumple, son 61 años de servicio a la comunidad universitaria femenina

Estudiar en la Ilustre Universidad de Los Andes y vivir en REFULA, es una experiencia inigualable, estudiantes de diferentes carreras universitarias, diferentes Estados del país, diferentes costumbres, diferentes acentos. Todo esto hace un boom ahí dentro y lo más importante es poder contar con la ayuda desinteresada en el ámbito que sea necesario en ese momento, nos cuidamos y ayudamos como una verdadera familia. Porque todas sabemos cómo es estar lejos de hogar, juntas todo se hace más llevadero

Agradecer primeramente a Dios, por iluminar a quiénes han hecho que dicha residencia siga siempre un caluroso hogar.

Agradecer a “Mamá Chela” Graciela Romero De Molina, por tan grandiosa iniciativa y por cuidar con su corazón amoroso a quiénes allí vivían cuando ella estaba en vida.

Residentes de las Residencias Femeninas ULA

27-11-2020