Se hace camino al andar en Venezuela

Por Germán Rodríguez Bustamante…

Luego del desastre gestado en estos 25 años de revolución bolivariana en materia económica, el cual no tiene referente para poder establecer un camino y un plan para la recuperación del país, tomando como base los modelos aplicados en experiencias similares. Para Venezuela no toca otra cosa que hacer camino al andar, parafraseando el poema de Antonio Machado. Es decir, revisar las potencialidades de la nación en el marco de la destrucción, y aprovechar esas capacidades y ventajas para enfrentar el futuro, los planes deben ajustarse a las realidades existentes. Marcado el desafío por la tendencia creciente de que la energía petrolera pueda durar muy poco. Una de esas ventajas esta en la infraestructura para la generación de energía limpia, que se cuenta en la llamada el dominio de rio Caroní, potencial importantísima más allá de las condiciones actuales de los embalses y de la red de interconexión.       

En las condiciones actuales el PNUD pronostica para el 2.024, un aumento de la producción promedio de crudo en 73,000 barriles diarios al año, lo que llevaría el nivel de producción promedio a unos 856 mil barriles diarios, lo que significa un incremento del 9 %. El PIB se incrementaría en un 4,2% y el consumo privado en un 2,5%. La inflación final del 2.024 estaría en torno al 50,0%, de mantenerse la tendencia de los últimos 4 meses. Con en la información disponible, se estima que el Producto Interno Bruto, de Venezuela creció un 2,6% en el año 2.023, sustentado por un aumento en la actividad petrolera del 9,4% y un incremento en la actividad no petrolera del 1,6%.

En el reporte se destaca que la flexibilización de las sanciones por la administración Biden, ha tenido el esperado impacto positivo en la economía nacional, incrementando el ingreso petrolero y desencadenando una serie de acuerdos para expandir la producción de petróleo y gas del país. De acuerdo con cálculos propios, el total de las exportaciones venezolanas en 2.023 tuvo un valor de USD 19.238 millones. En relación a la inflación, el BCV reportó una notable desaceleración de la misma en el último trimestre de 2.023. En el ámbito cambiario, la tasa de cambio oficial, que publica el BCV a fines de año, se ubicó en 35,93 Bs/$, que, comparada con la del cierre de 2.022 (17,49 Bs/$), representa un incremento acumulado de 105,4%. Esto determina una devaluación del signo monetario venezolano del 51,3%. El tipo de cambio paralelo siguió la misma tendencia del oficial y cerró el año en 39,35 Bs/$, acumulando una variación del 111,6%, con una devaluación de 52,7% al cierre de diciembre. En estos primeros 4 meses la tasa de cambio se ha mantenido controlada lo que ha llevado a una estabilidad de los precios.

Estas perspectivas podrán mantener su rumbo, dependiendo del resultado electoral del 28 de julio. Obviamente el cambio deseado por la mayoría producto de las elecciones, con toda seguridad significara una mejora sustancial de estas estimaciones. El gobierno actual produce mucha incertidumbre y eleva los riesgos para los inversionistas, con lo cual la recuperación económica en manos de la revolución será menos impactante. Lo cierto es que un cambio de gobierno pacífico y ordenado, producirá un escenario favorable para que muchas cosas en conjunto se puedan alinear. El camino para la tierra productiva no será fácil, existirán muchos obstáculos, pero hay que hacer camino. Los años de destruición gestados, serán años de reconstrucción futuros.  

La diáspora venezolana es una palanca fundamental para la reconstrucción, con seguridad no todos regresarán, pero un porcentaje elevado de ellos lo harán con una mentalidad y comprensión distinta que favorecerá el impulso. Los capitales que salieron por las condiciones adversas volverán, y las inversiones nuevas estarán disponibles, solamente requiere condiciones jurídicas y económicas estables para cuantificar los riesgos. Existe capital humano de primera línea que, con el uso de tecnologías en un mundo globalizado, con seguridad se comprometerá en un plan de recuperación con un gobierno distinto, sin la presencia física en el país.

Hay infraestructura maltrecha, pero está disponible y algunas con poca inversión se podrán reactivar, y otras que requerirán reconstrucciones mayores. La ausencia de cifras confiables de la situación de la economía en general, es un hándicap que debe sortearse, estudios privados existen, sin embargo, no están tan cercanos a la realidad. Es necesario abordar con precisión la profundidad del desastre, para cuantificar los recursos necesarios en el corto, mediano y largo plazo, para recuperar o mejorar la economía nacional.  Un proceso de transición ordenada posibilitará la toma de decisiones necesarias, para atender los retos que enfrentará el país. Con el objetivo fundamental de mejorar la calidad de vida de la población y la recuperación de la economía luego de años acumulados de deficiente manejo y corrupción. El aumento de la pobreza, la disminución de la calidad de la educación, aumento de jóvenes que no estudian ni trabajan, y el proceso de migración que ya supera los 8 millones de personas, son elementos que afectarán el potencial de crecimiento del país, pero que, en un escenario de estabilización y mejora de las perspectivas muchos vendrán y serán un factor clave en la recuperación. En este contexto es imprescindible planificar la secuencia de intervenciones que permitan, en primer lugar, atender con urgencia la emergencia, lograr reinstaurar el andamiaje institucional necesario para, luego de estabilizado el país, poder avanzar en el proceso de reformas y consolidación.

Similar como en lo económico hay que hacer camino al andar, en lo político hay que actuar en consonancia, la ruta para el 28 de julio es incierto y peligroso. Es un campo minado que debe andarse con cautela y sigilo, manteniendo la senda y mirando para atrás para no cometer los errores del pasado. El gobierno todavía tiene capacidad de maniobra para interferir, ensuciar o eliminar el proceso electoral, no existe receta para enfrentar el reto, un día a la vez, haciendo camino al andar.                                        

gguillermorb@yahoo.com

@germanrodri

@germanoveja

20-05-2024

“Comunicación Continua no se hace responsable por las opiniones y conceptos emitidos por el articulista”