El fiscal general, Tarek William Saab, aseguró que el homicidio del exmilitar venezolano Ronald Ojeda en Chile, fue con el objetivo de «enturbiar» las relaciones entre ambos países.

«Consideramos que el homicidio de Ojeda se trata de una operación de falsa bandera. Una operación que tenía como objetivo enturbiar las relaciones entre Chile y Venezuela, justo cuando ocurría un importantísimo acercamiento», expresó el fiscal en su alocución de este miércoles.

En este sentido, negó que las causas del asesinato, pese a ser un «móvil político», estén relacionadas con la administración de Nicolás Maduro, alegando que en el proceso pudieron haber estado involucrados «Cuerpos de Inteligencia de Chile y extranjeros con intereses espurios».

Saab aprovechó la oportunidad de asegurar que si los presuntos involucrados son venezolanos, no habría posibilidad de que sean extraditados a Chile.

«De tratarse de ciudadanos venezolanos, esa posibilidad es completamente imposible, por tratarse de una prohibición constitucional. Venezuela no extradita a sus nacionales desde la aprobación de la Constitución de 1999. Así que, de ser detenidos en Venezuela, serán juzgados acá con base en las evidencias recabadas por la Fiscalía de Chile, que no entregó nada», detalló.

El funcionario oficialista además cuestionó la vinculación que realizó el fiscal chileno, Héctor Barros, sobre el Tren de Aragua y la muerte de Ojeda, y criticó que la delegación enviada desde Venezuela hacia Chile no «fue recibida literalmente por el Fiscal General sino por el Director de la Unidad de Cooperación Internacional y Extradiciones de la Fiscalía Nacional, que no dijo ni aportó nada».

«La Fiscalía de Chile demostró poco interés en los aportes que pueda brindar nuestra institución para esclarecer los hechos y dar con los involucrados», culminó el oficialista.

VPI-TV 05-06-2024