Una Discusión Hueca

Por: Gerard Páez Monzón

Una de las definiciones dadas, por la Real Academia Española, de la palabra “Discutir” es: “Contender y alegar razones contra el parecer de alguien”.  Del diccionario Oxford de la lengua Inglesa traduzco y recupero la siguiente: “La acción ó proceso de hablar sobre algo con el objetivo de alcanzar una decisión ó intercambiar ideas”.  Este artículo girará sobre estos conceptos que vivimos constantemente, en el día a día, cuando discutimos en diferentes relaciones humanas.

En  toda discusión hacemos uso, en principio, de algunas herramientas: a) Ataque – «…contra el parecer de alguien». b) Defensa – por el  complemento de la anterior. c)  Inteligencia -«Contender y alegar razones…».  d) Expresión – «…hablar sobre algo…»  e) Humildad – «…con el objetivo de alcanzar una decisión ó intercambiar ideas».

Ordenando las piezas, vemos que se componen como un juego de muñecas rusas. La más externa es la Expresión. Se encarga  de comunicar nuestros pensamientos de forma oral o escrita,  «hablar sobre algo». Cada expresión, en una discusión, está moldeada por la muñeca interna siguiente que, alterna su perfil, bien sea para defender ó atacar «el parecer de alguien». La calidad de la defensa o del ataque es generada por la muñeca interior siguiente,  la   de  la Inteligencia. Esta muñeca tiene rostro de musa y cuerpo de muchas vibraciones emocionales, por lo que se le debe tener bien protegida para la efectividad en «contender y alegar razones».

Un punto y aparte  merece «La Humildad» la última muñeca,  la más interna, esa que molda a la siguiente inmediata superior que la señalábamos  como «La Inteligencia». Su objetivo es muy claro, es llegar a puerto, ese de «alcanzar una decisión», así sea que se llegue transformado por  «intercambiar ideas». Es su única misión y es la razón que hace realidad su posición en el juego de muñecas rusas en cualquier discusión.

Por cierto el posicionamiento de las muñecas rusas es inamovible. Lo que si varía es la fábrica en cada muñeca.

Importante ahora es describir la construcción civil de la muñeca la Humildad. Internamente no contiene otra muñeca,  sino un relleno con un esqueleto que es la salud.  El único cemento posible es  su material fundamental y se le conoce como «Pensamiento Libre». El individuo debe ser libre de su propio pensamiento, de sus propios conocimientos para poder sobrevivir cualquier discusión en el tiempo, llevándola a «buen puerto». Esta libertad de pensamiento le ofrece  a cualquier ser, el gran secreto de la dinámica eterna de adaptación. Si la persona no está liberada de sus propios pensamientos, creencias y deseos,  entonces  su muñeca de la humildad está completamente vacía, se le denomina como un ser DOGMATIZADO. Hablar con individuos dogmatizados es tener entonces «Una Discusión Hueca», no son seres libres. Miradlos con compasión y cuidado.

Por lo que para vivir  realmente en cada espacio, como en el caso de una universidad, se requiere estar rellenando constantemente a la última muñeca Humildad, la muñequilla núcleo, con material de “Cogitatio Universalis», así como lo hacen esos individuos extra-ordinarios en el Rectorado quienes ofrecen «La Vida x La Educación».

@H2HeETALORS