El viacrucis para obtener efectivo en Mérida

La poca existencia de billetes del cono monetario, que obliga a la restricción de emisión de efectivo por parte de las entidades bancarias; aunado a las averías que presentan la mayor parte de los cajeros automáticos en el estado Mérida traen como consecuencia que el ciudadano de a pie tenga que someterse largas colas ya no sólo para conseguir alimentos sino ahora también para conseguir su propio dinero en efectivo.

Como en un viacrucis se sienten los ciudadanos yendo diariamente de cajero en cajero y de taquilla en taquilla para lograr obtener una cantidad estimable de dinero en efectivo que le permita palear los gastos del día. Por retiro en bancos se emiten ínfimas cantidades que oscilan entre Bs.50.000 Bs.20.000 pero en la mayoría de los casos el retiro máximo permitido es de Bs. 10.000 todo depende de la disponibilidad del ente Financiero en el momento que una persona realiza la transacción.

Cuando se trata de cajeros los montos son aún más pequeños y dependen de lo que permita la entidad bancaria en particular algunos permiten retirar por cajero hasta Bs.16.000 fraccionados en dos retiros de Bs.8.000 en otros cajeros los retiros pueden ser de hasta Bs.12000 y lo más común es encontrar que el cajero sólo te permite retirar un monto de Bs.8000, pero en ambos casos los montos apuntados no alcanzan para casi nada, escasamente uno o dos artículos es lo que pueden comprar los merideños con el efectivo que consigue y ello depende del rubro del producto que necesite adquirir.

Pero cuando se trata de cajeros automáticos la situación es aún más cruenta, porque además de la limitación en la expedición de billetes, los ciudadanos deben lidiar con el hecho de que un gran porcentaje de los mismos están inoperativos y sólo sirven para consultar el saldo de una cuenta bancaria o para cambiar la clave de la tarjeta de débito.

Sin duda alguna el dinero en efectivo se ha convertido en otro bien escaso no solamente la sociedad venezolana general, lo cual ha generado una crisis en los hogares que por lógica razonable preservan el bien ante la disposición irregular del mismo.

Los más afectados por la situación antes descrita, son los pequeños comerciantes y los vendedores ambulantes quienes se han visto obligados, incluso, a alquilar puntos de venta para poder vender su mercancía cuestión está que incrementa el costo de un producto al consumidor final lo cual genera a su vez que el ciudadano se cohíba de comprar.
Lo único que salva a las transacciones económicas y la actividad productiva en el país en el sistema de transferencia electrónica, que se ha convertido en el modo más expedito de pagar y es que hasta la bodega más pequeña acepta transferencias, la mayoría de los establecimientos Bosé un equipo habilitado para que los compradores en tren a sus bancos en vía online y realizar el procedimiento.

Pero, ¿a qué se debe la escasez de efectivo en el país? es una pregunta que podría tener varias respuestas, lo fundamental y según explicó el economista Germán Rodríguez es que en Venezuela mentado la masa monetaria pero no el número de activos circulante, lo cual genera más demanda que oferta.

Lawrence Parra-Practicante CC