21 de noviembre se celebra en Venezuela el Día del Estudiante

Cada 21 de noviembre el país celebra el Día del Estudiante, tal fecha rememora un momento en que Venezuela parecía aplastada por la dictadura. Fueron muchos los acontecimientos en los que participaron los estudiantes venezolanos en el año 1957, última etapa de la resistencia del pueblo venezolano contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez que culminó con la histórica jornada del 23 de enero de 1958.

La Universidad fue vanguardia de la revolución, en su seno se redactaron, se imprimieron y distribuyeron los primeros manifiestos clandestinos. Las aulas se convirtieron en centros vitales de la conspiración, y cuando la situación exigió la presencia del pueblo en la calle, fueron los estudiantes los primeros en enfrentarse con piedras y palos a las armas de la represión.

El gobierno dictatorial de Pérez Jiménez había anunciado la realización de elecciones por medio de un plebiscito, el 15 de diciembre de 1957, anuncio que empezó a agitar el ambiente estudiantil manifestando su desacuerdo por considerar que esa convocatoria iba a ser un fraude orquestado por el gobierno.

El Consejo Supremo Electoral de entonces, el 17 de noviembre de 1957, anunció oficialmente la realización del plebiscito, lo que decía el dictador era una orden para el poder electoral, pero los estudiantes comenzaron a manifestar en liceos y universidades declarándose abiertamente en desobediencia pública ante el régimen.

Ese descontento aumentó a pasos agigantados hasta que el 21 de noviembre de ese mismo año estalló la huelga en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad Católica Andrés Bello. Los estudiantes protestaron en la calle contra el plebiscito, se jugaron la vida por la patria a pesar por la respuesta represiva del régimen que logró detener y torturar a decenas de estudiantes en los calabozos de la Seguridad Nacional.

En la Universidad Central de Venezuela, un hecho que tuvo mucha resonancia internacional, los estudiantes irrumpieron en un Congreso de Cardiología que se realizaba ese día, pusieron en evidencia los atropellos del régimen, el fraude electoral, la censura a la prensa, la tortura a los presos políticos y la represión a los estudiantes.

A pesar de las manifestaciones estudiantiles, el plebiscito se realizó el 15 de diciembre y el Consejo Supremo Electoral proclamó a Pérez Jiménez Presidente electo lo que acrecentó el descontento en la población. Por su parte la Junta Patriótica exigió a las Fuerzas Armadas para que hiciera cumplir la Constitución Nacional.

La mayoría de los sectores del país, junto a los estudiantes, emitieron manifiestos en los que denunciaban los abusos del régimen, corrupción administrativa, el cuantioso robo del tesoro nacional, persecuciones políticas, el irrespeto a la iglesia, desviación de los principios educacionales, coacción de los empleados públicos, la censura a la prensa, y por supuesto, la burla del plebiscito, todo ello realizado mentirosamente en nombre de las Fuerzas Armadas.

El estudiantado universitario reclamaba la libertad de los profesores universitarios detenidos, reintegro a clase de los estudiantes expulsados, , enseñanza gratuita, reforma de la Ley de Educación, libertad de prensa, libertad para los presos políticos, el retiro de la Seguridad Nacional de los recintos universitarios, la anulación del plebiscito y el llamado a elecciones.

Las protestas continuaron en todo el país, el descontento por el fraude del régimen llegó también a las Fuerzas Armadas y todas esas manifestaciones culminaron con la huelga general del 21 de enero de 1958. Las Fuerzas Armadas se sumaron al movimiento contra el régimen dictatorial y Pérez Jiménez se vio obligado a salir del país.

Al Conmemorarse el primer año de esos acontecimientos, el 21 de noviembre de 1958, el Presidente Edgar Sanabria, firmó el Decreto 436, mediante el cual quedó establecido celebrar el “Día del Estudiante” el 21 de noviembre de cada año, en homenaje a los estudiantes que tuvieron el valor de luchar por sus ideales de libertad y democracia.

Para recordar esa histórica fecha, la Universidad de Los Andes, entregará este lunes 21 de noviembre, en el Aula Magna, a las 10 de la mañana, la Distinción Luis María Ribas Dávila, reconocimiento a los estudiantes de mayor promedio de todas las carreras.

La Federación de Centros Universitarios de la ULA y la Dirección de Asuntos Estudiantiles, DAES, igualmente entregarán reconocimientos a los estudiantes, por la tarde habrá un evento llamado “La Universidad que queremos”.

Ojalá que el espíritu del 21 de noviembre anime la lucha por las universidades y su autonomía en contra de un ejecutivo que al no dar presupuesto a las universidades nacionales está propiciando el cierre de las mismas, truncando el sueño de muchos estudiantes que aspiran formarse como profesionales y servirle al país, y no emigrar en la búsqueda de nuevas oportunidades en naciones hermanas.

Freddy Criollo Villalobos

CNP 19076