Al Filo de La Verdad Venezuela zombie anestesiada

Por: Giovanni Cegarra…

Analizando lo que estamos viviendo en nuestro país, en que venezolanos al despertar lo que primero que hacen es encender su celular si lo tienen, encender la radio o televisión, ojear el periódico que aún circula y pueden comprarlo, para enterarse de lo último por mensajes ciertos y falsos algunos, ver o escuchar últimas noticias, casi repetitivas, pensar en que deparará el día, en cuanto habrán aumentado los productos alimenticios, pasaje urbano, si se contará con luz, agua, gas, etc., entran en una especie de trance que conlleva a una Venezuela zombie anestesiada.

De verdad que sí, prácticamente los venezolanos parecen zombies anestesiados por las redes sociales, el cáncer del Siglo XXI, que arrastra a todos, al extremo que ya no se respeta la privacidad ni mucho menos la información, todo un mundo de consumismo manipulado como una marioneta, en medio de una crisis socio económica política, de dos caras, ninguna buena, en una sociedad caótica que no tiene opinión propia, conformada por un pueblo que ya, como van las cosas hasta ahora, no sabe seguir y crear su propio camino, acostumbrándose al conformismo, especulación, escasez, violencia, corrupción, inseguridad, mediocridad política.

Así está nuestro país, que aún lo tiene todo pero el tiempo transcurre inclemente, ante un pueblo conformista al punto, que ya lo malo no será tan grave como lo era antes, toda vez que se está acostumbrando a ello, por lo que se hace imperante que los venezolanos en general, sean opositores, seguidores del gobierno o “ni ni”, despierten del letargo, dejen de pensar en pajaritos preñados, vean la realidad país desde otro ángulo, hagan de lado las distracciones consumistas habituales, pensar en soluciones concisas y viables a los problemas económicos, políticos, sociales, a arropa a todos por igual.

La lucha, claro estamos, es por demás difícil más no imposible, hay que intentarlo con la cabeza dura, despertar en la realidad que se vive y convive en el país, todo está en nosotros, en cambiar ese modo de pensar radical que se tiene hoy día, que arrastra a todos, quieran o no, a esta Venezuela zombie anestesiada que tenemos hoy.