El Big Ben Deportivo: «Con una pequeña ayuda de mis amigos»

Por: Andrés E. Mora M…

«¡Eso es absolutamente correcto!”, exclama Ingenuo Sinduda con cara de satisfacción. “La canción ‘With a Little Help from My Friends’ – ‘Con una pequeña ayuda de mis amigos’ – tuvo como título original ‘A Little Help from My Friends’. Indudablemente ese es un detalle que sólo conocen los auténticos seguidores de ‘The Beatles’, por lo que con esa respuesta  me acabas de demostrar ¡Que tú eres uno de ellos!”, le expresa henchido de orgullo el profesor jubilado de la ULA al abrazar a su hijo Incrédulo, autentico heredero de la pasión de sus progenitores por la inolvidable banda de Liverpool que, no en balde, es reconocida como la agrupación más exitosa comercialmente y la más aclamada por la crítica en la historia de la música popular.    

“Permíteme agregar que esa pieza es una de las tantas escritas por John Lennon y Paul McCartney, prolífico dúo que se estima escribió alrededor de 180 canciones, que integra el álbum de ‘The Beatles Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ (1967) y que es interpretada por el baterista Ringo Starr. Cabe destacar que se situó en el puesto número 304 en la lista de ‘Las 500 mejores canciones de todos los tiempos’, publicada por la revista Rolling Stone. Y para finalizar se debe señalar que tres de sus muchas versiones han logrado trepar hasta el primer lugar de los registros musicales británicos para sencillos”, se explaya en detalles el hijo único de los Sinduda que se encuentra de visita en casa de sus padres este sábado 14 de enero – el inicio del fin de semana precedido por los días más fríos que en Mérida haya vivido Ingenuo desde que se residenció en ella proveniente de la capital hace casi 30 años atrás – al tiempo que ahora escuchan la versión de Joe Cocker, la cual en 1969 fue la primera en alcanzar el tope de popularidad.

“Esa célebre canción debería dedicársela Donald Trump a Vladímir Putin como agradecimiento por los favores recibidos”, suelta una de las suyas Incredulina – la ocurrente esposa de Ingenuo y a quien Incrédulo debe su nombre – refiriéndose al documento de 25 páginas elaborado por los servicios de inteligencia de Estados Unidos en donde se acusa al presidente de la Federación Rusa de haber autorizado los ciberataques contra el Partido Demócrata y que afirma que “los objetivos de Rusia eran socavar la fe pública en el proceso democrático de Estados Unidos, denigrar a la secretaria Hillary Clinton y perjudicar su elegibilidad y potencial presidencia”. “El hecho que en la rueda de prensa del pasado miércoles el presidente electo estadounidense haya defendido de manera obstinada la inocencia del presidente Putin, no hizo sino avivar las sospechas de su vínculo con el Kremlin o del presunto chantaje ruso al que ha sido sometido por un supuesto incidente con unas prostitutas contratadas por él para orinar la cama donde había dormido el matrimonio Obama”, añade la señora Sinduda.   

“Independientemente si hay o no chantaje, si hay o no algún vínculo entre ellos, se pudo determinar con precisión la ayuda que la inteligencia rusa le prestó a Trump para que se hiciera de la Casa Blanca”, considera Ingenuo. “Así que estaría de acuerdo con que el nacionalista ultraconservador de Donald le cante ‘Con una pequeña ayuda de mis amigos’ de serenata a Vladímir al pie del balcón presidencial en el Kremlin”, opina Ingenuo. “Ahora bien, si esa melodía suena al más alto nivel entre líderes autoritarios de estos dos países que han sido históricamente adversarios por sus diferencias tan marcadas es incuestionable, entonces, que dentro del régimen venezolano esa famosa obra musical suena con fuerza inusitada ya que todos sabemos que debido ‘A una pequeña ayuda de sus amigos’ es que Nicolás, el líder más autoritario de todos, es presidente”, expresa Ingenuo. “Para nadie es un secreto que Nicolás derrotó a Henrique Capriles en las elecciones presidenciales de abril de 2013 ‘con una pequeña ayuda de sus amigas rectoras del CNE’. Eso es bien conocido”, dice convencido el caraqueño que se dirige a su mini laptop para repetir, una vez más, la versión interpretada por Joe Cocker.   

“El resultado de esas elecciones me trae a la memoria el resultado del combate entre el venezolano  Pedro Gamarro – conocido como ‘El tren de Machiques – y el alemán Jochen Bachfeld que, el 31 de julio de 1976, se enfrentaron para dirimir la dorada del peso welter (67 kilogramos) del boxeo de los Juegos Olímpicos de Montreal”, comenta Ingenuo. “Ese día el alemán conto ‘con una pequeña ayuda de sus amigos’ cuando el jurado lo declaró ganador por decisión dividida 3-2 pero – tal y como sucedió con Capriles – el público vio triunfar a Gamarro y se volcó sobre él con aplausos y abrazos al final del careo y durante la premiación cuando le colgaron aquella medalla de plata que todavía, tras 40 años, tiene el grato sabor del oro”, recuerda Ingenuo.

“Pero no solamente se trata del descarado robo de elecciones o de la injustificable no realización de votaciones previstas en la constitución, tal y como ocurrió el año pasado con el Revocatorio y las de gobernadores”,  indica Incredulina. “Sino que ahora el régimen recurre a su naturaleza represiva y escudándose tras el Comando Nacional Antigolpe, parapeto instalado por Maduro el pasado 10 de enero, arremete violentamente contra la dirigencia opositora para silenciarla. Así las cosas aprehendieron a Gilber Caro sin importarle que como diputado de VP ante la AN goce de inmunidad parlamentaria, a Jorge Luis González, Romel Ángel Rubio y Roniel Farías, todos ellos concejales de diferentes municipios de país, y al general Raúl Isaías Baduel le revocaron la medida cautelar de casa por cárcel que le habría sido otorgada en el 2015”, considera la adorable señora.     

“Nicolás decidió acabar de una buena vez con lo poco que quedaba en pie de la democracia en el país”, concluye Sinduda al tiempo que Cocker finaliza su laureada interpretación de “Con una pequeña ayuda de mis amigos”.

  Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo            

      aemora@gmail.com, @amoramarquez