miércoles, julio 17, 2024

comunicArte: “La luz de su tiempo”

Por: Christophe Talmont…

Buenos días amigos!

La historia de la música es a veces injusta! De hecho, ciertas obras maestras tienen la mala suerte de nacer poco tiempo después de la creación de una obra impactante, que marca para la eternidad y la universalidad la evolución de la música.

Es el caso de la famosa novena Sinfonía de Beethoven, creada en 1824 y que revolucionó el mundo sinfónico, gracias a la presencia, por primera vez en la historia de la música, de un coro y 4 solistas en su cuarto movimiento. Nadie puede resistir a la emoción de esta obra y su “Oda a la alegría” de Schiller, invitación universal a la fraternidad.

Frente a la colosal evolución del lenguaje sinfónico que imponía Beethoven, muchos compositores se preguntaban cómo crear nuevamente algo fuerte.

Felix Mendelssohn, contemporáneo de Beethoven durante 20 años, fue, sin ninguna duda, la personalidad que fascinó al mundo artístico y musical de la primera parte del siglo XIX. Niño prodigio, que el público descubrió cuando compuso a los 17 años la famosa obertura del “Sueño de una noche de verano”, Mendelssohn fue la luz de su tiempo, gracias a la cantidad impresionante de dones que recibió de parte de Dios. Compositor, violinista, pianista, organista, director de orquesta con carisma, brillante pedagogo, pintor, filósofo… y la lista continúa! Así uno entiende por qué Mendelssohn, creador de la famosa orquesta alemana el “Gewandhaus de Leipzig”, fue admirado y respetado por los artistas europeos durante su vida. Mendelssohn encarnaba el genio y sobre todo un ejemplo de una erudición enciclopédica.

En 1840, Mendelssohn compuso, por pedido de la ciudad de Leipzig ( Alemania) en el marco del 400° aniversario de la invención de la imprenta por Gutemberg, una sinfonía Cantata, la “Lobgesang” Op.52, canción para alabar al Dios creador. La obra cuenta con dos grandes partes: la primera, exclusivamente sinfónica está escrita en 3 movimientos muy emblemáticos del talento melódico y orquestador de Mendelssohn; la segunda, es una cantata espiritual, que recurre a un coro mixto y tres solistas, escrita en 9 secciones continuas a partir de textos de la biblia, ya que dicho texto fue el primer libro impreso por parte de Gutemberg.

Apenas 20 años después de la creación de la 9° sinfonía de Beethoven, Mendelssohn creó su obra el 25 junio de 1840 en la iglesia San Thomas en Leipzig y recibió repentinamente un tremendo éxito; una aclamación que acompañó también las ejecuciones siguientes en Europa.

Sin embargo, esta obra genial, grandiosa, que abre la puerta hasta las grandes sinfonías de Mahler, está hoy en día por razones oscuras, un poco olvidada, o digamos, despreciada por parte de algunos espíritus musicólogos…Que lástima de perder la curiosidad y repetir incansablemente las mismas obras.

Razón por la cual estoy muy contento de invitarles a descubrir estas páginas luminosas y brillantes el miércoles 25 de marzo, en el marco del 230 Aniversario de la Universidad de Los Andes, en un concierto pautado en el Aula Magna a las 7 p.m. Acogeremos un elenco de lujo, con la presencia de la gran Soprano Mariana Ortiz, la mezzo soprano Mairin Rodríguez, el excelente tenor merideño Daniel Narváez y el Coro Sinfónico Juvenil de la Foscjiem del maestro Argenis Rivera.

Les espero con impaciencia y les propongo a continuación algunas páginas musicales de este compositor profundamente GENIAL!

https://youtu.be/IyM6faBllXc

https://youtu.be/Xfj4thZrFj4

https://youtu.be/yxi22KP4DDU

https://youtu.be/LdU_hDbxftk

https://youtu.be/Iva0fWB_BKc

Hasta pronto,

Christophe Talmont
Director musical, Orquesta Sinfónica del Estado Mérida