Desde hace 121 años Venezuela está consagrada al Santísimo Sacramento

Esta consagración fue promovida por el  Pbro. Juan Bautista Castro, se nombró una Junta Nacional que posteriormente solicitó al Episcopado que consagrara a Venezuela al Santísimo Sacramento, la petición fue acogida por los Obispos unánimemente y el 2 de julio de 1899 el Arzobispo de Caracas Críspulo Uzcátegui hizo el Acto de Consagración.
 
El motivo de la Consagración estaba referido por la difícil situación que tuvo que afrontar la iglesia durante la guerra de la independencia y la primera época republicana, la situación política, social y económica del país que ameritaba una reflexión sobre la responsabilidad  como ciudadanos y la unidad de la república amparada por Jesús Sacramentado.
 
En el acto de Consagración todavía resuenan algunas frases de la oración pronunciada por Mons. Críspulo Uzcátegui, Arzobispo de Caracas: “Te has quedado con nosotros en este sacramento hasta el fin de los siglos”  “A quien consagramos todos nuestros afectos y servicios y a quien ponemos todas nuestras esperanzas”.
 
“Levanta bien alto tu trono en nuestra República, a fin de que en ella te veas glorificado por singular manera y sea honra nuestra, de distinción inapreciable, el llamarnos la República del Santísimo Sacramento”.
 
Hoy Venezuela necesita más que nunca renovar esa Consagración al Santísimo Sacramento, nuestra realidad social, política y económica, aunada a una diáspora que se ha producido en el país huyendo en búsqueda de un mejor porvenir o simplemente huyendo por persecución política, situación que se ha agravado por la pandemia del coronavirus.
 
Que cada hogar en nuestro país se convierta nuevamente en templo vivo para orar en familia y pedir al Santísimo Sacramento para que nos ilumine en nuestro actuar y podamos encontrar el camino que nos lleve a recuperar la patria que queremos.
 
Freddy Criollo Villalobos
Comunicación Continua
02/07/2020