El 23 de enero de 1958: conciencia histórica

Por: Ramón Rivas Aguilar…

Hace aproximadamente 58 años, el tirano fue depuesto y la nación recobró su libertad. El heroísmo y la dignidad de miles de hombres y mujeres desafiaron la ira de un dictador y decidieron enrumbar su destino vital por los caminos de la democracia. El pueblo y el ejército develaron un nuevo resplandor en el que el poder civil se impuso ante un régimen despótico que hizo de la figura de Bolívar un instrumento legitimador para imponer la reelección presidencial. Fue el fin del mandato único, de la simulación del gendarme necesario y de la doctrina del ideal nacional.

A partir de tan significativa fecha histórica, se echaron las bases para consolidar y fortalecer las instituciones libres y, como consecuencia, la constitución de una cultura democrática que ha resistido los golpes de Estado, la tentación totalitaria y los peligros potenciales del mesianismo y el fundamentalismo de origen bolivariano. No cabe la menor duda, que la junta de gobierno, instituida el 23 de enero de 1958, presidida por el Contralmirante Wolfang Larrazábal y el Doctor Edgard Sanabria, junto con la nación enfrentaron los más diversos intentos de golpes de Estado que pretendían arrebatarle a los venezolanos su soberanía popular. En tal sentido, la Junta de Gobierno contribuyó a la estabilidad política y administrativa del país, a la sistematización de una política petrolera y le devolvió a las universidades nacionales su autonomía universitaria.

Dentro de ese contexto histórico, los venezolanos tuvieron la dicha de disfrutar unas navidades sin el terror y el miedo del tirano y del odioso aparato de la Seguridad Nacional. De igual modo, tuvieron en sus manos la decisión libre de escoger a su Presidente de la República, en los comicios presidenciales, que se realizaron en el mes de diciembre de 1958. Esta decisión histórica, fue el resultado de una tregua entre los partidos políticos más importantes del país en defensa de la constitucionalidad, como resultado de un hermoso acuerdo llamado El Pacto de Punto Fijo y un programa mínimo de gobierno, firmado en los últimos días del mes de noviembre de 1958. La visión histórica de un liderazgo político como lo fue el de Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba y su conexión profunda, orgánica y emocional con su pueblo derrotaron la célebre teoría de los sociólogos positivistas que negaban el potencial libertario y civilista a los venezolanos.

El gigantesco esfuerzo político de estos hombres y sus partidos fundamentales Acción Democrática, COPEI y URD por conducir al país hacia los senderos de la democracia y el capitalismo, constituye una lección política para las nuevas generaciones que desean conducir los destinos de nuestra nación en el ámbito de un planeta que abre sus alas hacia la libertad, la democracia, la competencia, la configuración de grandes bloques económicos, la descentralización, la ética y los derechos humanos. No hay que olvidar el temple, el arrojo, el heroísmo, la inteligencia, la dignidad de estas figuras políticas que entendieron en su máxima expresión sus propias circunstancias históricas. Junto con la nación evitaron que la democracia cayera en manos de las dictaduras y del totalitarismo caribeño.

Los golpes de Estado y el intento de los cubanos por apoderarse de nuestro país, fueron derrotados históricamente. Es cierto, hoy la democracia peligra ante el intento avasallante de un gobierno bolivariano que busca destruir los fundamentos de la república e instaurar un régimen marxista y comunista. Aún así, las fuerzas civiles y democráticas de miles de hombres y mujeres han resistido y han logrado en el trascurso de trece años impedir que muera la democracia. Por tanto, es fundamental recordar el significado político del 23 de enero de 1958.

Fue la unidad de un país el éxito de la derrota del despotismo totalitario del gobierno del General Marcos Pérez Jiménez. Por ello, la tarea histórica para preservar la democracia ante el intento totalitario de este gobierno, es la constitución de un vasto movimiento civil y democrático en defensa de la constitucionalidad.

rmnrivas323@gmail.com