Los recitales de grado son los exámenes más emotivos y significativos que tenemos. Representan la evaluación práctica de cierre de la carrera”.Karen Rodríguez, Directora de la Escuela de Música

El pasado miércoles 24 de febrero, en el Aula Magna de la Universidad de Los Andes, se realizó el recital de grado del bachiller Luis Sierra para obtener su título de la Licenciatura en Música, mención Ejecución instrumental-piano.

A saber, en la formación musical, el recital de grado es un evento de suma importancia, no solo para el graduando que expone sus competencias ante un jurado, sino también para la Escuela y la Universidad que ven llegar a su meta la formación de un músico y se engalana con la exhibición de su arte.

Tras terminar su concierto, el pianista nos refirió que “la música es un arte que nunca se deja de estudiar. A través del estudio y la práctica constante el artista puede superar las enormes dimensiones que representa el lenguaje superior de la música y ser portavoz de las ideas universales que atesora en el cúmulo de vibraciones y silencios”.

El profesor y músico Amílcar Rivas expresó que: “los eventos de esta naturaleza tienen un alto significado para el graduando, pero igualmente para la Escuela, que ve así cumplida su misión de formar músicos con altas competencias para su futuro desempeño artístico y profesional.”

Los recitales para los pianistas deben durar una hora y suelen dividirse en dos partes por lo largo o extenuante de la música. Generalmente, se presentan dos estilos musicales; uno de corrientes artísticas (barroco, clasicismo, impresionismo u otros) y otro para representar distintas épocas de la historia.

La primera parte del recital comenzó con una obra icónica de principios del siglo XX: Reflets dans l’eau (Reflejos sobre el agua) de Claude Debussy; esta pieza pertenece a un ciclo llamado Images, compuesto en 1905. Seguidamente, interpretó un Preludio y Fuga de Johan Sebastián Bach en estilo contrapuntístico (a diversas voces o melodías tocadas en el teclado) y cerró con una sonata de Beethoven, Op.26. Esta obra se compone de cuatro secciones o movimientos y una impresionante marcha fúnebre que el mismo Beethoven subtituló: “sulla morte d’un Eroe”, comentó Sierra.

Rapsodia Op.79, no.1, de Johannes Brahms, fue la pieza elegida para empezar la segunda parte, explicó el intérprete: “posee sonoridades gitanas y algunos aires melódicos que recuerdan antiguas canciones”. Para terminar, seleccionaron una sonata imprescindible del piano en Latinoamérica, Tríptico tropical, de Federico Ruíz, compositor venezolano, compuesta de distintos elementos latinoamericanos, una mezcla de salsa, danzón, vals, bolero, calipso y el ritmo afrocaribeño.

“Luis Sierra ha desarrollado competencias artísticas que lo han convertido en pianista y compositor de gran talento, esto le ha permitido obtener premios en concursos de composición en el país y en el exterior.
Tiene inteligencia, talento y sensibilidad para esperar de él grandes realizaciones en el mundo de la música”, expresó el profesor Amílcar Rivas, jurado del recital.

El graduando ha obtenido diversos reconocimientos. En 2012, obtuvo el primer lugar en su categoría de El Piano Venezolano, un prestigioso concurso de piano de nuestro país.

Al mismo tiempo que cursaba sus estudios de piano, estudió composición con expertos. En virtud de esto, ha obtenido diferentes reconocimientos nacionales e internacionales como compositor: Premio municipal de música 2016 (Caracas), mención “Augusto Brandt; Concurso de composición “El piano venezolano” 2016; Festival de música contemporánea de Ecuador en 2016, y la mención especial para obras corales para voces femeninas del Concurso internacional de composición coral Alberto Grau 2017.

En el año 2013, junto a la pianista María Gabriela Chacón, ganó el 2do lugar de su categoría en el Concurso Nacional de piano a cuatro manos “Gerty Hass-Olga Mondolfi”, en Caracas.

En 2016 su casa de estudios (ULA) le confiere la Distinción “Elbano Méndez Osuna” en su 1era clase, mención al mérito cultural estudiantil.

Todo esto, sin duda alguna, habla muy bien del alto nivel que alcanzan los estudiantes de la Escuela de Música de la Universidad de Los Andes y es digno de reconocimiento.

La directora de la Escuela de Música, Karen Rodríguez, expresó que el graduando logró mostrar sensibilidad interpretativa, madurez musical, expresividad y detalles de estilo.

En el futuro, Sierra quiere proyectar su trabajo como compositor y pianista en la creación constante de obras. Para finalizar, Sierra confesó: “como venezolano, me siento orgulloso de todos los músicos que han forjado las bases de nuestra cultura nacional y, desde lo más profundo de mi, deseo ser parte de ese legado único e irrepetible, digno de mostrarse universalmente”.

Frida Rivera

Pasante de Comunicación Social

 Dirección General de Cultura Universidad de Los Andes

28-02-2021