El Big Ben Deportivo: Adiós 2023… ¡Épale 2024, te tengo fe!

Por Andrés E. Mora M…

Estamos a poco más de 24 horas de despedir el 2023. Año que será recordado por la masa trabajadora del sector público como el más difícil jamás vivido en los últimos 65 años, ante el empecinamiento del régimen de desconocer los derechos laborales de los trabajadores.

Un 2023 que finaliza sumando 653 días sin aumento salarial, con el problema añadido de una canasta alimentaria familiar que se ubicó, de acuerdo al CENDAS-FVM, en US$ 522 en noviembre – un incremento de 5,9% respecto a octubre, cuando se necesitaban 148,6 salarios mínimos para cubrirla -, además de una inflación interanual de 286% y acumulada hasta noviembre de 181,6%, según el OVF. 

Un 2023 en el que la corrupción del régimen quedó desenmascarada con el caso PDVSA-Cripto. Como se le denomina a los aproximadamente 23 mil millones de dólares – unos tres mil millones más que el presupuesto de la nación aprobado para el 2024 y alrededor de 2,14 veces las reservas internacionales al 28/12 – que la banda del exzar venezolano del petróleo saqueó de PDVSA.

Empero, no es el único caso, por supuesto. Transparencia Venezuela ha identificado 416 hechos de corrupción desde 1999. Adicionalmente, el «mentor del usurpador» nunca rindió cuentas del billón de dólares que entraron al país durante el periodo de mayor bonanza petrolera vivida en esta tierra… y que se esfumaron sin dejar huella.

Un 2023 que en sus postrimerías vio volver al país, a través de un canje de presos y luego del negociado perdón presidencial estadounidense, al individuo nacido en barranquilla, el del arroz con gorgojos de las cajas CLAP – el mismo que junto con su socio, detenido por el caso PDVSA-Cripto, controlan hasta 19 sociedades que le adeudan a PDVSA 1.500 millones de dólares por petróleo venezolano transportado entre 2019 y 2020, de acuerdo al portal Armando.Info – homenajeado como un héroe en el recibimiento dado por el usurpador, a quien le pareció propicia la ocasión para activar, nuevamente, la puerta giratoria de sus mazmorras: “El 16 de diciembre fue detenido el capitán activo del Ejército, Yonnatan Ezardo Méndez Chacón”, posteó la periodista Sabastiana Barráez el 22/12. Son más de 200 presos políticos esperando ser liberados de sus injustos cautiverios. 

Finalizando el 2023, entonces, el inquilino de Miraflores dejó claro, una vez más, cuales son sus prioridades. Mientras el régimen gastó ingentes recursos en campañas mediáticas solicitando la liberación del barranquillero, quien sabe si en su defensa también, “Katherine Martinez, directora de la ONG Prepara Familia, informó que en los últimos 6 años fallecieron 79 niños, niñas y adolescentes, todos pacientes del servicio de Nefrología del Hospital José Manuel de los Ríos, en Caracas, a la espera de trasplantes”, reseñaba el portal de La Prensa de Lara el 6/6.        

Ya a principios de año no hubo dudas sobre las preferencias del autócrata, quien decidió deslumbrar al “planeta béisbol” con la inauguración del Estadio Monumental de Caracas Simón Bolívar, iniciado en 2013, con fecha de finalización estimada para el 2015 – una de las 246 obras inconclusas, en los casi 25 años de “revolución”, inventariadas por Transparencia Venezuela, institución que determinó en US$ 316.023.985.748 el despilfarro de fondos públicos ocurrido en las 153 edificaciones de las que obtuvo información financiera – para que sirviera de sede de la Serie del Caribe 2023, en detrimento de los sectores salud y educación, con 22 y 21 proyectos, respectivamente, paralizados. Demostración inequívoca de su falta de interés por ambos… Un estadio como ese es ideal para dar conciertos… Para venderle al mundo aquello de que “Venezuela se arregló”…

Este año también, el 21/6, fue reinaugurada – ¡Por fin! – la pista de atletismo del estadio Brígido Iriarte. Acontecimiento ocurrido luego de múltiples anuncios de desembolsos de recursos para su reparación, que aparentemente nunca llegaron a su destino, y luego de innumerables denuncias sobre su mal estado que se remontan a más de una década. Veamos.

El 9/12/2014, Andrea Purica, flamante ganadora de los 100 m planos, implantando récord nacional, y del relevo 4×100 en los CAC Veracruz-2014, declaraba al portal Deportes 1 Venezuela “Si quieren que Venezuela sea potencia, arreglen el Brígido. Ya eso es asfalto, no hay tartán por ningún lado, así como está nos daña la salud, nos lesionamos a cada rato. Lo que más nos ocurre a todos es la periostitis, voy saliendo de ella, es una fractura del hueso. Sería bueno que tomen en cuenta ese aspecto”.

Declaración que hace presumir que la pista se encontraba en estado deplorable desde mucho antes, como la del “Pachencho” Romero y todas las demás. Circunstancia que devela la poca preeminencia que el deporte de alta competencia tiene para los jerarcas del régimen. ¡Sin infraestructura no hay olimpismo!

No es coincidencia, entonces, que Santiago-2023 hayan sido los terceros Juegos Panamericanos consecutivos en que nuestra delegación obtiene menos de 10 preseas áureas, y que Colombia, con 27 o más doradas en cada uno de estos en ese lapso, haya desplazado a Venezuela del séptimo lugar del medallero histórico al finalizar Lima-2019 con cuatro más de oro (107 a 103). Brecha que se incrementó ostensiblemente – 136 a 111 – una vez concluidos los juegos de Santiago.

De tal manera que el éxito de Yulimar, Joselyn Brea, Robeilys Peinado, Rosa Rodríguez, Yoveinny Mota y José Antonio Maita – para solo nombrar algunos de los destacados atletas de pista y campo, e igualmente válido para el resto de deportistas de las otras disciplinas – es producto del talento, trabajo, dedicación y sacrificio de cada uno de ellos, aspectos todos que deben ser explotados al máximo al no contar con el apoyo de un régimen-Estado – que hasta politizó el COV y las federaciones – cuyo interés fundamental es mantenerse en el poder… y, en el interín, «ganar indulgencia con escapulario ajeno».   

Así las cosas, adiós 2023… ¡Épale 2024, te tengo fe!

      Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo      

      aemora@gmail.com, @amoramarquez

      30-12-2023