El Big Ben Deportivo: Nuevos récords Guinness… pero sin flauta que desafine

Por: Andrés E. Mora M…

Hablar de récord Guinness en Venezuela fue por muchísimo tiempo – hasta que la «pesadilla roja-rojita» acabó con el turismo en nuestra hermosa nación – sinónimo de heladería Coromoto. El icónico establecimiento de la ciudad de Mérida fundado en 1981, que en septiembre 2019 reabrió sus puertas, luego de pasar un par de años cerrada por falta de insumos, es poseedor de un par de récords Guinness por ser la heladería con más sabores en el mundo. El primero lo ganó en 1991 al crear su sabor 593 y luego, con el sabor 865, alcanzó el segundo reconocimiento en el año 1996.

No sería sino hasta el lunes 26 de abril de este año cuando – para la mayoría de nosotros, tanto los venezolanos que aún residimos en el país como para la enorme diáspora de paisanos que se encuentra desperdigada alrededor del planeta – el “Guinness World Records” posaría de nuevo su mirada en Venezuela al dar a conocer que Yulimar Rojas recibió el título del salto triple más lejano femenino «indoor» con 15,43 metros, marca lograda el 21 de febrero de 2020 en la pista cubierta del Centro Deportivo Municipal Gallur en Madrid. Nos imaginamos que otro título de esta organización debe venir en camino para nuestra «negrita guapachosa», y consentida de El Big Ben, por el salto de 15,60 metros con el que se llevó la medalla de oro en Tokio 2020, y que vino adosada con el nuevo récord olímpico y mundial.

Pasarían casi siete meses, para que se volviera hablar de récord Guinness en el país. El pasado sábado, 13-N, 12.000 músicos venezolanos provenientes de todas partes del país, integrantes del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, un programa estatal fundado en 1975 por el fallecido maestro José Antonio Abreu, interpretaron la «Marcha Eslava» de Piotr Ilich Tcahikovskky en un intento por imponer un nuevo récord Guinness como «la orquesta más grande del mundo» – en manos de Rusia desde 2019, gracias a una orquesta de 8.097 músicos – cuyo resultado será anunciado en pocos días, alrededor del 24-N.

No obstante, ese reciente intento – sin dejar de reconocer los enormes méritos y gran talento de los 11.999 jóvenes que dieron su mejor esfuerzo y que significó para muchos, según trascendió, el sacrificio de verse sometidos a una dieta de pan, ”No queremos pan”, habría sido el clamor – generó mucha polémica. Y no podía ser de otra manera al ser el régimen el que se encontraba detrás del mismo, cuestión esta que quedó más que evidenciada por la transmisión que hiciese TeleSur, cuyo director no perdió oportunidad de enfocar de manera reiterada – “Hay que quedar bien con el jefe”, posiblemente se repetiría para sus adentros – al flautista que «desafinaría» la, hasta entonces, armonizada imagen de la megaorquesta.

Así las cosas, poco le interesó al régimen lo contraproducente que significaba reunir a tal cantidad de personas en medio de un incremento del número de contagios por Covid-19 en el país. Además, quiso sacar provecho del hecho de que en época de campaña electoral eso de “ganar indulgencia con escapulario ajeno” tiene un plus, un valor agregado importante. Bien lo expresó la avezada periodista deportiva Eumar Esaá a través de su cuenta en Twitter @eumaresaa: “Por años el régimen se ha apropiado de los éxitos de los atletas venezolanos, aunque la mayoría de las veces lleguen a pesar de él y no gracias a él. ¿Por qué habría de ser distinto con la #OrquestaMasGrandeDelMundo?”

De cualquier manera y como van las cosas, es muy probable que, en un futuro cercano, el régimen tenga una nutrida «coral» cantando en algunos «escenarios estadounidenses» que, quien sabe, si pueda ser certificada por “Guinness World Records” como “la coral más grande del mundo en «recintos cerrados»”. Por ahora, “el pollo” cumple con su itinerario europeo cantando a capela en la sede de la Audiencia Nacional española, habiendo sido testigos de su habilidad vocal, en su primer concierto, los magistrados ibéricos y, en el segundo y más reciente, los fiscales italianos.

Lo cierto del asunto es que la relación de los récords Guinness con Venezuela resultó ser mucho más cercana de lo que nosotros esperábamos. El periodista deportivo Manuel Alejandro Ramírez el miércoles 17-N – “Día Mundial de los Record Guinness” este año, ya que tan curiosa fecha se celebra el tercer miércoles de noviembre – informaría a través de su cuenta en Twitter, @manuramirez95, que la caraqueña Laura Biondo, la única latina en ser campeona mundial en futbol freestyle, estableció dos nuevos records mundiales Guinness ese día, para ahora sumar la impresionante cifra de ¡13 récords!  

Así pues, nos enteramos que Laura ha dado mucho de qué hablar en esta disciplina, una de las catorce que tiene el fútbol en la actualidad, desde que la descubrió a través de su hermano hace 10 años, quedando enamorada perdidamente y por la que terminó sustituyendo el deporte rey – jugó en la Serie A Femminile, la liga de fútbol femenino de primer nivel en Italia durante tres años, con los equipos Foroni, Bardolino y Valpolicella – para luego convertirse en uno de los máximos exponentes del futbol freestyle en el mundo.

La joven de 31 años, cuya estadía en el exterior la comparte entre Italia y Estado Unidos y que perteneció por cuatro años al elenco del “Cirque du Soleil”, es la única venezolana que ha estado cinco veces en el distinguido libro Guinness – en el 2022 volverá a estar – donde ha superado sus propias marcas en distintas ocasiones, lo que le ha permitido hacerse con el reconocimiento 13 veces en sus más de 10 años de carrera.

Afortunadamente, la FVF no tiene nada que ver con ella, ni con el fútbol freestyle, así que sus logros más recientes tienen que ver, ni más ni menos, que con dos nuevos récords Guinness… pero sin flauta que desafine.

aemora@gmail.com, @amoramarquez

20-11-2021