El Big Ben Deportivo: Sonora Trump-etilla este 4F para aquel 4F  

Andrés Mora Márquez

 Por Andrés E. Mora M…

……. Y las voces agoreras «salieron con las tablas en la cabeza»…. ¿Y los «sesudos» analistas, profetas del fracaso? ¡Ayyyy los «sesudos» analistas, profetas del fracaso! ¡«Ponchados todos con la carabina al hombro», pues!……

“Estamos apoyando los esfuerzos de una coalición de casi 60 países contra el dictador socialista Nicolás Maduro. Maduro es un tirano que brutaliza a su gente, pero lo vamos a quebrar y será aplastado. Aquí está un hombre muy valiente que reúne las esperanzas, sueños y aspiraciones de todos los venezolanos. Nos acompaña el verdadero y legítimo Presidente de Venezuela, Juan Guaidó. Sr. Presidente, por favor lleve este mensaje a su tierra natal: Todos los estadounidenses están unidos al pueblo venezolano en su justa lucha por la libertad. El socialismo destruye las naciones. La libertad unifica el alma”, diría Donald Trump al inicio de su discurso anual sobre el Estado de la Unión para saludar la presencia del Presidente (E) de Venezuela como invitado de honor a tan significativo acto, para quien, entonces, senadores y diputados, demócratas y republicanos, al unísono, hombro con hombro, dejando a un lado por un momento la crisis política generada por el «impeachment» y certificando el contundente mensaje que el presidente estadounidense le dirigió a nuestra atribulada nación, se levantaron de sus asientos para tributarle una larga y emotiva ovación.

Ese ensordecedor aplauso otorgado a Juan Gerardo por la nutrida asistencia que abarrotó la Cámara de Reunión, lugar destinado en el Capitolio para las sesiones bicamerales, se tradujo en una resonante «Trump-etilla» que el joven ingeniero nacido en Vargas le hizo tanto al diputado del Psuv Julio Chávez, convertido en cercano aliado de la fracción Clap y de su cabecilla, quien en horas de la mañana del mismo día demostró su «impaciencia en el plato» y «se fue con el primer lanzamiento» para «batear un machuconcito al pitcher» con eso de que el presidente interino “Fracasó. Trump lo ignoró y prefirió jugar golf antes de atender a este diputado arrastrado”, como al usurpador «mesmo» al que, emulando al recordado Pompeyo Davalillo, el primer venezolano en hacerlo en la MLB o, más recientemente, a Elvis Andrus quien lo logró tres veces con los Rancheros de Texas en la temporada 2019, le «robó el home» de manera espectacular con su sorpresiva visita al Congreso de los Estados Unidos y, de paso, como invitado de honor en tan solemne acto, para «anotar la carrera» con el que el 4F de 2020 «dejaba en el terreno» al 4F de 1992. De tal manera que así finalizaba este otro martes 4F, en el que la democracia venezolana salió fortalecida y reivindicada por el espaldarazo recibido en Washington. El 4F que ahora será recordado por la sonora «Trump-etilla» que silenció en el acto la reverberación que por 28 años había dejado en el ambiente el luctuoso 4F que tuvo a la democracia como víctima.    

Pero es que no comenzó nada bien ese día para el usurpador. A la fulana «Marcha de la Dignidad» con la que la dictadura «celebra», según twitteó el «otro Jorgito», el canciller usurpador, el «Día de la Dignidad Nacional»” – eufemismo utilizado para referirse al fallido pero sangriento golpe militar contra el entonces presidente de la República, Carlos Andrés Pérez, el cual dejó según cifras oficiales un saldo de 32 muertos y 95 heridos, aunque otros datos hablan de entre 143 y 300 fallecidos – no asistieron civiles. A la movilización encabezada por el usurpador, su esposa, Padrino, Cabello, y los hermanos Rodríguez, «Jorgito» y Delcy Eloina, a quien por cierto se le vio tocando tierra luego de su «exitoso» acto de «levitación» en España, asistieron funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y un gran número de milicianos que no sería de extrañar que hubiesen sido miembros, camuflados, de las fuerzas de ocupación a las que el usurpador le ha entregado la soberanía nacional: disidentes de la Farc, ELN, Hezbollah, rusos buscadores de torio, mercenarios cubanos y bandas de delincuentes comunes. Pero pueblo, ¡No hubo! Sencillamente, porque el usurpador, desde hace rato, se quedó sin él.

El día continuaba con su indetenible transcurrir y el régimen usurpador con sus acostumbradas torpezas. A los representantes de la CIDH les fue negada la visa correspondiente para poder ingresar al país, quedando en evidencia la fobia que siente la dictadura hacia cualquier organismo que evalúe su desempeño en derechos humanos. Esta situación habría obligado a la aerolínea Copa Airlines a no dejar que la delegación abordara el vuelo desde Panamá a nuestra nación. Pero la AN, el equipo de la Venezuela democrática liderado por Juan Gerardo, siguiendo, una vez más, las enseñanzas de Pompeo Davalillo, el «viejo zorro de la pelota criolla», le «robo las señas» al dictador después de  descifrar los gestos de sus «coaches», lo que le permitió tener ya montado el «plan B». Los representantes de la CIDH, entonces, se trasladarían a Colombia para atender desde ese país a las víctimas venezolanas y Gaby Arellano, diputada a la Asamblea Nacional por el estado Táchira, se reuniría el jueves en Bogotá con ellos para entregarles un informe detallado sobre las violaciones de los derechos humanos, civiles y políticos cometidos por el usurpador y sus esbirros.

Pero todo 4F tiene su 5F, su 6F….. y Juan Gerardo se reunió en la Casa Blanca con Trump, ya absuelto por el Senado por el «impeachment», y la bola de nieve que se inició en Bogotá, tomó cuerpo en Europa y fuerza inusitada en EE. UU. viene rodando…. se escucha el «tick tack, tick tack» que en perfecto acorde marca el Big Ben londinense con el Reloj del 200 de la Quinta Avenida neoyorquina.

Prof. Titular jubilado ULA – Cronista deportivo   /    aemora@gmail.com, @amoramarquez