jueves, julio 18, 2024

Este 30 de octubre se conmemoran 11 años del fallecimiento de Mons. Miguel Antonio Salas

La Arquidiócesis de Mérida, este jueves,  30 de octubre, conmemora 11 años del fallecimiento de Monseñor, Miguel Antonio Salas, Arzobispo de Mérida desde el 15 de septiembre del 1979, hasta el 5 de diciembre del año 1991, nombramiento hecho por el Papa Juan Pablo II.

Al respecto, Monseñor Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de la Arquidiócesis de Mérida, invitó a todos los integrantes del clero merideño, para que durante las eucaristías correspondientes, rememoren las virtudes, que lo distinguieron en vida.

“Él tuvo gran sentido de entrega de servicio, a la Iglesia, a los pobres, preocupación por los sacerdotes; él todo lo hizo y todo lo dio, por esa vocación que recibió desde su adolescencia y que la plasmo después como sacerdote Eudista”, indicó.

Explicó el Arzobispo Metropolitano de Mérida, que Monseñor Salas, fue también formador y rector en seminarios; tales como, San Cristóbal y Caracas, para luego estar 18 años, como Obispo de Calabozo, y finalmente ser el V Arzobispo de Mérida.

Asimismo, indicó Monseñor Porras, que cuando llego a su edad de retiro, regreso a su tierra natal, donde estuvo como un humilde servidor, prestando servicios de párroco en las capillas de su aldea; sirvió también en la catequesis y en toda aquella atención de servicio pastoral que se pidiera.

“Que ese recuerdo de Monseñor Salas, nos haga a todos dar gracias a Dios, por haber tenido al frente de nuestra Arquidiócesis a un hombre, bueno y fiel, un santo servidor”, pidió con ahínco Monseñor Porras.
Un poco del V Arzobispo de Mérida

Monseñor Miguel Antonio Sala, Nació el 29 de septiembre de 1915 en la comunidad de Sabana Grande, La Grita, estado Táchira;ordenado sacerdote el 24 de marzo de 1943, en la ciudad de Bogotá;hizo de su labor pastoral en diferentes seminarios de Colombia y Venezuela, con la formación de los futuros sacerdotes, falleceun 30 de octubre de 2003, en un accidente automovilístico.

Mons. Salas es un ejemplo de admirar e imitar, por tal razón se inició la propuesta a la Congregación de la Causa de los Santos, la cual fue aprobada, por eso la Arquidiócesis de Mérida, debe dar a conocer su vida y obras; recoger testimonios de quienes lo conocieron y trataron, orar y pedir por su intercesión para que sea una realidad como modelo de santidad en los altares.

Prensa Arquidiócesis de Mérida. Y.E