Feligresía merideña celebró misa de año jubilar de S.E.R. Cardenal Baltazar Porras Cardozo

El clero junto a la feligresía merideña celebraron este viernes 06 de diciembre una santa eucaristía en conmemoración al inició del año jubilar de Su Eminencia Reverendísima Monseñor Baltazar Enrique Cardenal Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas.

Cientos de merideños acompañaron al Cardenal Porras, que el pasado 10 de octubre cumplió 75 años de vida, y, este 05 de diciembre celebró su aniversario número 28 como arzobispo de Mérida.

También se encotraron presentes, el Decano del Cuerpo diplomático de Venezuela el Nuncio Apostólico Mons. Aldo Giordano, Mons. Jesús Alfonso Guerrero, Obispo de Barinas, Mons. Luis Enrique Rojas Ruiz, Obispo auxiliar de Mérida, Mons. Oswaldo Azuaje, Obispo de Trujillo, Mons. Trino Valera, Obispo de Guanare, Mons. Raúl Biord, Obispo de La Guaira, Mons. Jesús Alfredo Torres, Obispo de San Fernando de Apure, Mons. Juan de Dios Peña, Obispo de El Vigía – San Carlos del Zulia, Mons. Ricardo Aldo Barreto obispo auxiliar de Caracas y Mons. Tulio Ramirez obispo auxiliar de Caracas.

La procesión comenzó en el Palacio Arzobispal de la entidad, aproximadamente a las 10 de la mañana, hasta llegar a la Catedral Metropolitana, en donde Monseñor fue recibido con un saludo de los estudiantes de bachillerato de diferentes liceos de la ciudad.

Al entrar el Cardenal Porras Cardozo, junto a los obispos, sacerdotes, seminaristas y monaguillos, fue recibido por una cadena humana de decenas de niños, pertenecientes a las diferentes parroquias Merideñas. Así mismo, desde los balcones internos de la Basílica Menor, los infantes comenzaron a arrojar pétalos de rosas de múltiples colores en recibimiento a nuestro Pastor.

El Pbro. Alexander Rivera, comenzó la homilía citando las palabras pronunciadas por el Cardenal el 05 de diciembre de 1991, día en el que asumió el arzobispado de la Arquidiócesis de Merida. “Concédeme la fuerza de ser antes que nada evangelizador, maestro de la fe y de la oración, catequista y teólogo, iluminador con la luz de la palabra divina de todas las situaciones humanas”.

“Nuestro pastor y hermano Baltazar tampoco ha estado exonerado de esas limitaciones humanas cuando ha clamado justicia, libertad, cuando ha clamado respeto por los derechos humanos, cuando ha clamado en favor de los mas desposeídos. Seguramente Dios y el silencio son testigo de sus sollozos y noches oscuras, por ese Dios bondadoso le habrá susurrado, armate de valor y fortaleza y en el Señor confía”, narró la homilía.

“Esa novedad ha impregnado también este pequeño rincón de nuestra patria, casi siempre a los Obispos, los sacerdotes, los matrimonios, se le celebran fechas claves 25 y 50 años, los 75 de un Obispo en nuestra cultura nos parece extraño porque canónicamente deben estar de retiro y algunos se van en silencio. Nuestro querido cardenal nos dijo que el quería celebrar sus 75 años de vida, solo eso, no nos pidió más nada y no sé si hemos pecado en desobediencia, pero ha sido y será además un momento para agradecer al Señor tanto frutos de entrega por esta Iglesia particular y los demás encargos que a esta altura de la vida la Iglesia le sigue pidiendo”, continuó.

El Cardenal agradeció por la presencia y acompañamiento de la feligresía merideña, de los Obispos, el Nuncio Apostólico, sacerdotes, seminaristas, monaguillos y a las autoridades regionales, municipales y universitarias; así como también a los representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana.

“Dios les pague por todo lo que han preparado para esta celebración y los que han colaborado durante todo el año. ¡Dios les pague por estar aquí!, acompañandome en este día”, expresó S.E.R.

Es de resaltar que las autoridades regionales, municipales y universitarias también asistieron a la misa, entre ellos el gobernador del Estado, Ramón Guevara, Secretario General de gobierno Arquímedes Fajardo, el alcalde de Mérida Alcaides Monsalve, entre otros.

Por su parte, la primera autoridad del Estado, Ramón Guevara, le regaló a Monseñor un cuadro con su retrato.

Como acto distinguido el alcalde del municipio Libertador de Mérida, Alcides Monsalve hizo entrega de la llave simbólica de la ciudad de Mérida a Mons. Porras, distinción honorífica en conmemoración por todos los años de servicio en la entidad andina. Por: Valeria Castro – practicante Unica.

Fotos: Leo León