Fluctuaciones y racionamiento tienen “hasta la coronilla” a los merideños

Un sinnúmero  de bajones y entre 8 y 12 horas de racionamiento electrónico diario, así como  un apagón general, es el  balance de lo que va de semana  en la ciudad de Mérida.
 
Eléctrica la situación del sistema eléctrico en el estabas cada día peor y no se denota una solución ni la voluntad de los entes competentes para resolver el problema qué queja diariamente a los merideños qué son quiénes deben pasar en su mayoría 6, 8, 12,  14 y hasta 15 horas sin luz.
 
La vocería de la Corporación para la Protección del Estado Mérida (Corpomérida)  y de la Corporación Eléctrica Nacional únicamente adjudican el no haber podido resolver las deficiencias del sistema eléctrico por el “bloqueo económico”, pero, parecen olvidar que las fluctuaciones y razonamientos se viven en el país y en Mérida específicamente desde el año 2007 fecha coincidente con el proceso de centralización y   estatización de 14 empresas encargadas de gestionar la electricidad en diferentes regiones del país.
 
En realidad, es imposible determinar  la cantidad de efectos colaterales que ha tenido en la región andina las largas horas que pasan sin luz eléctrica  desde: alimentos descompuestos, artefactos y electrodomésticos dañados, y cientos de vidas humanas perdidas o que día a día permanecen en constante riesgo.
 
Son reiteradas las denuncias en centros de salud fuera de la capital merideña acerca de lo difícil y complejo que se ha vuelto trabajar sin electricidad la mayor parte del día. Pero, además de ello muchos  ni siquiera cuentan con planta de generación eléctrica y en muchos casos si la tienen no poseen  gasolina para encenderlas.
 
Por más que se piense y se intente dar una explicación racional a esta situación de los cortes de energía eléctrica no la tienen.
 
Redacción CC-15-9-2020