Este lunes 26 de octubre es un día muy importante para los venezolanos y para la memoria del Venerable Doctor José Gregorio Hernández. Sí, porque sus restos que reposan en la iglesia de la Candelaria, en Caracas,  serán exhumados para su reconocimiento canónico, como último paso para su beatificación en 2021.

La ceremonia podrá ser vista a través de ValeTV y por las plataformas digitales. La Ciudad en la Radio, cederá el tiempo que sea necesario, de su espacio, para llevarles a todos los merideños este acto que reviste una transcendencia muy especial.

Tal día como hoy, hace 156 años, nacía en Isnotú, Estado Trujillo, un niño que habría de ser llamado a la causa de Dios y al servicio de los pobres, de los que sufren. Con el paso del tiempo se convertiría en un ser ejemplar; un médico dedicado a los más necesitados: disciplinado, responsable y cumplidor del deber. Todas estas cualidades y muchas más nos hacen estar felices porque José Gregorio, está a las puertas de tener un sitial de honor en los altares de todas las iglesias.

Una ceremonia única y bella

El arzobispo de la Arquidiócesis de Mérida, Baltazar Enrique Cardenal Porras Cardozo, uno de los artífices de que los pasos en la causa de José Gregorio hayan llegado casi a su punto culminante, explicó este sábado, en una entrevista Cover Medios, el proceso de exhumación del médico venezolano.

Nuestro cardenal, está muy contento y agradecido por los acontecimientos y dijo;  “Dentro del proceso de beatificación está el anuncio ante el cual el papa aprueba el milagro y se inicia toda la preparación como la que estamos haciendo, caminando con José Gregorio Hernández”, “Hay que ir a la tumba, donde reposan los restos, para una inspección que es hecha por médicos patólogos y especialistas en la materia. Además, se hace con la presencia de los fiscales jurídicos por parte de la Iglesia; son como un testigo forenses que dice que ahí existen unos restos humanos”,

Monseñor Baltazar Porras señaló también, que hay un protocolo fijado por la Congregación de Los Santos de Roma, donde señalan en qué consiste la intervención. “Tanto los que van a examinar, como los obreros que van a trabajar para abrir la tumba, tiene que hacer un juramento de que no están haciendo cualquier otra cosa, un arreglo o hacer ver lo que no existe, y que se va a ratificar.

“Desde ahí, es sacado con toda solemnidad y es llevado al altar mayor de la Iglesia de La Candelaria, donde todo este grupo de médicos y de forenses dan testimonio de que ahí están a los restos que corresponden a lo expresado en  las actas y en  los testimonios de 1975”, concluyó.

El “médico de los pobres” llegará a las iglesias del país luego de la exhumación. Las reliquias serán enviadas a Roma y a cada Diócesis y Arquidiócesis del país. Otras serán reservadas en caso de que se creen parroquias o santuarios en el país que necesiten esa reliquia de primer orden.

Nuestro cardenal ha sido, desde siempre uno de las más fieles creyentes e impulsadores de la causa de José Gregorio Hernández y no son pocas las diligencias que ha realizado, junto con otros ilustres miembros de nuestro clero, para lograr lo que es ya casi un hecho:” El cardenal aseguró que, esta “ocasión única” abrirá los caminos para fijar la fecha de la beatificación. “La beatificación, Dios mediante, será el año que viene, en el primera trimestre, si las circunstancias lo permiten”. Y ante este deseo, nosotros decimos amén, porque, ha sido un arduo trayecto el que ha tenido que recorrer nuestro médico de los pobres, para alcanzar el sitial de honor que le corresponde  entre los santos del mundo.

Pronto tendremos un santo más en nuestros altares. Aun cuando ya desde hace muchísimos años, José Gregorio Hernández ocupa los corazones de los venezolanos. Son muchos los milagros que ha realizado, que quedan revelados en las voces y los testimonios de sus devotos.

Este será un Lunes de celebración, tocarán las campanas y sus repiques se elevarán por el aíre límpido y los cielos azules de nuestro país.  Llevando un mensaje de paz, solidaridad, amor, progreso, y bienestar para cada uno de los que habitamos la patria donde nació el venerable José Gregorio Hernández.

Amigos de Mérida, fieles católicos, no se pueden perder esta ceremonia “única y bella”, como la catalogó, Monseñor Baltazar Porras.

Redacción C.C 26-10-2020