José Antonio Rivas Leone: “Venezuela está reclamando un gran acuerdo nacional”

Exif_JPEG_420

El año 2018 es un año evidentemente electoral, un año de mucha conflictividad y controversia y por supuesto, si bien es cierto, el Gobierno Nacional se ha planteado como reto seguir aferrado de alguna u otra manera al poder, valiéndose de cualquier estrategia, pues evidentemente este año también representa retos y desafíos no solo para la oposición, sino para el país, la economía y cada venezolano.

Para José Antonio Rivas Leone, director del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes, los retos de la oposición van a estar en la necesidad de reunificar, de movilizar, de volver a cohesionar ese importante amplio sector del país que se opone al gobierno, entendiendo que la oposición es mucho más rica y amplia que aquellos factores que en un momento dado convergen en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Una de las preguntas importantes que vale la pena que los venezolanos nos hagamos, y sobre todo la dirigencia política, es la que tiene que ver con las condiciones en que vamos a ir a una elección, ya que es claro que existe la necesidad de plantear ciertas condiciones elementales y básicas. Resalta el profesor Rivas Leone que el primer elemento que debe ser atendido es lo referente a la necesidad de que tengamos auditorías previas y posteriores a las elecciones; segundo, el poder garantizar los testigos en las mesas; tercero, es vital garantizar el derecho al voto de todos los venezolanos que están en el exterior; cuarto, contar con una candidatura unitaria o única y por último el acompañamiento internacional, el cual es clave en todo el proceso electoral.

“Hay que recordar entonces que así como las Fuerzas Armadas Venezolanas pareciera ser que no les sirven a la nación venezolana, sino a una parcialidad política, entonces las embajadas y consulados pareciera que no les sirven a los venezolanos, sino a una parcialidad política, de tal manera que a los votantes en el exterior, que es un elemento vital en este proceso electoral, debe garantizárseles su derecho al sufragio. Hay que señalar además que el país como está pintado, es insostenible, es inviable y esto implica entonces entender que no solamente posterior al proceso electoral y más allá de esos resultados, urge un proceso de formulación de un plan de estabilización económica, la necesidad imperante de recuperar la institucionalidad, los procedimientos, el estado de derecho, ya que el país está mostrando un déficit de partidos, de liderazgo y de ciudadanía”, señaló el profesor Rivas Leone.

Paradójicamente 60 años después, explica el profesor Rivas Leone, salvando algunas diferencias, tenemos elementos parecidos a lo que fue la transición del año 1958 y el país está reclamando concertación, un acuerdo nacional y este no solo implica una agenda previa, unos actores que se reconozcan, sino fundamentalmente objetivos muy concretos.

“Recordar que el éxito del Pacto de Punto Fijo, que tanto se ha satanizado, estuvo precisamente en poder sentar en una mesa factores que estaban en controversia, se logró el acuerdo obrero patronal por ejemplo, es decir, la participación vital de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y Fedecámaras, la participación del clero, de las universidades, medios de comunicación, partidos políticos, sindicatos y gremios. En los procesos de crisis, como el que registra Venezuela y comparándolo con las experiencias que han tenido países, como por ejemplo Argentina o Perú, en donde no solo se tenía graves problemas del orden político, desde el punto de vista del deterioro de la democracia, sino además las consecuencias nefastas de la hiperinflación, esos países se plantearon frente a una transición, la necesidad de concertar. Venezuela está reclamando un gran acuerdo nacional y este, más temprano que tarde, tendrá que impulsarse, posterior a este proceso electoral que evidentemente va a definir los próximos años de nuestra vida constitucional”, dijo para concluir el profesor Rivas Leone. Golfredo Lobo / Prensa ULA / CNP 14.293