La crónica menor: ¡AQUA!

Por: Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo…

Las Edades del Hombre, proyecto de las iglesias de Castilla y León, desde hace 28 años se ha paseado por los mejores templos de la región, por el que han pasado más de diez millones de personas que desde distintas creencias y variados intereses se han acercado a contemplar excelentes obras artísticas, en una exposición monográfica dedicada al agua, destacando sus valores antropológicos, catequéticos, artísticos e iconográficos.

La pequeña y hermosa villa zamorana de Toro, a orillas de río Duero nos lleva a la plurifacética realidad del agua que se ha convertido en el mundo entero en un problema de supervivencia. Su falta de abastecimiento se debe a múltiples factores naturales, ambientales, humanos y culturales, en los que su (ab)uso irracional llevó a exclamar al Papa Francisco en Laudato si: “el agua potable y limpia representa una cuestión de primera importancia, porque es indispensable para la vida humana y para sustentar los ecosistemas terrestres y acuáticos”. Dos templos toresanos, la Colegiata de Santa María la Mayor y la iglesia del Santo Sepulcro nos llevan de la mano en esta bella y sugerente exposición.

La sed del agua, en la tradición bíblica y en la espiritualidad cristiana, es un icono de la sed de Dios. El agua ocupa en la historia de la humanidad y del pueblo de Dios un lugar destacado. Es símbolo de vida, purificación, providencia, y nos revela la relación entre Dios y los hombres en el sacramento del bautismo. En seis capítulos muy bien hilvanados el itinerario expositivo nos muestra el simbolismo y la virtualidad del agua, tal como se ha expresado artísticamente, para la vida del hombre, en la historia de la salvación, y en el ser y el hacer de la Iglesia. La exposición nos invita al encuentro entre la fe y la cultura a través del arte, de modo que cuantos la recorran se sientan invitados a sacar su sed de belleza, verdad y amor, bebiendo el agua viva que Cristo hace brotar en nuestro interior.

Tuvimos la dicha de poder disfrutar de esta edición de las Edades del Hombre de la mano de sus gestores, siempre cordiales, con guías empapados en el tema y con la fraternidad característica de quienes desde hace años nos llevan a descubrir en el rico arte castellano-leonés, lo que a lo largo de muchos siglos ha sido signo de la cultura que hemos heredados los hijos de esta tierra latinoamericana. Es la manera de templar nuestros espíritus porque el lenguaje poético y artístico sobrepasa la realidad fáctica dándole un sentido a la existencia: la verdad y la belleza que parece escaparse de nuestras manos en esta sociedad, muchas veces hostil, que nos invita más al odio que al amor verdadero.

32.- 23-8-16 (2703)