sábado, julio 20, 2024

“La Olla Comunitaria” sirvió más de mil tazas de comida en la Catedral merideña

El hambre es un tema social que en Venezuela no se puede ocultar, ni con bolsas, ni con cajas ni con carnet de la patria, por ellos la iglesia católica en este tiempo de cuaresma, a través de “Caritas de Venezuela”, se ha propuesto llevar adelante el programa solidario “La Olla Comunitaria”, actividad que en la ciudad de Mérida ha encontrado protagonistas importantes en cada una de las parroquias eclesiásticas locales.

En la Parroquia Catedral, de la mano del Padre “Kike”, el padre Orlandi y los miembros laicos de los diferentes grupos apostólicos, esta iniciativa se materializó este domingo 26 de marzo, cuando más de mil personas en situación de calle, recibieron una taza de “Sancocho”, preparado por las manos de los grupos apostólicos que hacen vida en esa parroquia

La iniciativa también fue apoyada por la Alcaldía de Mérida, quien a través del Alcalde Carlos García, se hizo presente en la actividad social, aportando un operativo médico que atendió a más de mil personas en las especialidades de medicina general, pediatría, cardiología, traumatología, nutrición y dietética y psicología.

El hambre no se puede ocultar

Este domingo, un acto oficial se desarrolló en la plaza Bolívar merideña mientras un grupo de locales hacían cola para obtener el carnet de la patria, en el interior de la Catedral, la eucaristía del domingo 4to de cuaresma llamaba a que los fieles pidieran abrir los ojos, “Señor que yo pueda ver” era la aclamación del ciego de nacimiento.

Al finalizar la misa, el Padre “Kike” bendijo más de 10 ollas gigantes contentivas de un suculento “Sancocho”, el cual se repartió a las puertas de la Catedral local bajo la advertencia, “para todos hay, todos sentados en la acera, no se deben hacer más colas para comer, pidamos para que en Venezuela se acaben las colas por la comida” oró el sacerdote.

Ataviado aún con la casulla morada por el tiempo litúrgico, el celebrante comenzó a repartir la comida a más de mil personas en condiciones de calle que se acercaron para recibir el alimento, el cual se compartió sin exigencia de credo o condición política.

Alcalde de Mérida se sumó a la iniciativa

El burgomaestre local, acompañado de su esposa, se acercó a la actividad y colaboró distribuyendo la comida y bebida a los necesitados, los grupos laicos apostólicos trabajaron a brazo partido para que todos quedaran saciados, con la comida también se repartieron tazas, vasos, cucharas, todo a escasos metros del palacio de gobierno.

Esta obra de misericordia se ha realizado también en las parroquias eclesiásticas locales, tal vez con menos impacto pues las personas en condiciones de calle no son tan notorias como lo son en el “centro de la ciudad”.

Esta actividad se repetirá a lo largo del tiempo cuaresmal, los servidores católicos se esforzaran por que el alimento alcance para todos, el gobierno municipal contribuirá en cada una de estas iniciativas, aseguró Carlos García, quien visiblemente emocionado recordó a los asistentes, que el compromiso es trabajar por una Mérida más humana. (Prensa Alcaldía de Mérida)