miércoles, julio 17, 2024

Maduro no tiene más opción que aplicar reformas clásicas a la economía

Por Alex Vallenilla...

No le queda a Nicolás Maduro otra opción que aplicar cambios y reformas económicas clásicas. No puede renunciar todavía, ni dejar tumbarse, así como permitir sucumbir al país. Tiene que sostenerse aun por más tiempo, el que necesita Raúl Castro para mantener sus negociaciones ante EEUU. Si continúa con medidas que lo que han hecho es llevar al país al desmadre económico en el que ha caído, le hará flaco favor a su jefe. Por su parte, Diosdado has sido casi que aniquilado, le dijeron que se conforme con la inmunidad parlamentaria de su cargo, más no tendrá, salvo si los grupos económicos que favoreció, le dan respiro nuevamente.

Detrás de un discurso falso, de supuesto socialismo y participación colectiva y demás, Maduro aumentará la gasolina, devaluará y unificará la tasa cambiaria, reducirá la cantidad de rubros a precios regulados, tendrá que abrir la inversión privada permitiendo el cambio de leyes de parte de la AN, incluso negociando algunas, con lo que buscará poner su cuello a salvo para situaciones futuras.

La economía no da para 2016. Las pérdidas por gasolina son enormes, superan incluso el presupuesto público. No hay comida y ninguna empresa extranjera le vende a Venezuela, en Argentina quiebran varias empresas que nos vendían alimentos, por falta de pagos, la huelga en Uruguay y el cambio en Nicaragua, país en que los productores de carne, café y leche, buscan enviar a EEUU y Europa, lo que Venezuela ya deja de comprarles. No hay medicinas, repuestos y el país, en tal situación marcha a la paralización total, tal cual ya ocurre con el sector sanitario, colapsado totalmente.

La habilidad política de los cubanos, apunta a que estos cambios y reformas, tengan co-responsabilidad en la Asamblea Nacional, así Maduro tratará de no hundirse solo. La AN, no tiene otra opción que ayudar a achicar el agua, siendo que el gobierno chavista, para sostener a Raúl, permitirá los cambios que tengan que hacer, los incrementos que sean, en medio del show político, los discursos y demás, en esa dinámica, los parlamentarios opositores tendrán al mismo tiempo una hendija abierta para seguir la labor de conquistar el resto de poderes. A todas luces, la AN no querrá quedar como la causante de un juego trancado, y Raúl no necesita tal circunstancia ahora, sino que Venezuela no caiga para que le siga brindando soporte financiero.

Por otro lado, hay un chavismo con mucho poder económico, que no comulga con los intereses de Castro, sino con los de salvar su pellejo. Ese grupo se hará sentir en poco tiempo, dispuestos a remover a Maduro, pero al mismo tiempo negociar sus pellejos, ante quienes avanzan silenciosamente en el control de poder.

@alexvallenilla