Mi amor, ¡celebremos nuestro día en la cola de la gasolina!

Aquella tradición, que para muchos era muy importante, la de celebrar el 14 de febrero, día del amor y la amistad, ha quedado trastocada por las amargas circunstancias de un país que transcurre en un ir y venir de sus ciudadanos entre colas para cargar combustible, apagones a más no poder, escaseces económicas, sin gas, sin agua y un largo etcétera que cada uno conoce, padece y siente en carne propia.

Es posible que en este día de San Valentín las flechas que arroje Cupido, no den en el blanco, porque el humo de los incendios forestales que están azotando nuestra vegetación, le interrumpa la visibilidad. Pero lo más importante es que haya o no haya celebración formal, siempre habrá tiempo para expresar el amor y la amistad a cualquier hora, mes o día del año. Decir “te quiero, te admiro, eres importante para mí o te recuerdo o te extraño, si la persona querida está lejos, son expresiones que no cuestan ni un centavo, pero que valen mucho para quien las recibe. Un abrazo apretado, un arrumaco, y unos besitos bien cariñosos, serán suficientes, ¡Claro, hasta que la situación mejore! Y entonces habrá otros detalles por allí.

Mientras tanto, no se abrume porque en su bolsillo no halló ni dólares, ni pesos, y mucho menos bolívares que le permitieran comprar un presente: libros, perfumes, cajas con bombones de chocolates, ramo de flores, arreglitos con peluches , pero si usted se empeña en gastar, hay opciones, y encontrará algo, tal vez curucuteando por aquí y por allá en esos comercios que llenos de valentía , pero escasos de mercancía , se empeñan en abrir sus puertas cada mañana con la esperanza de poder vender algo.

Pero, ¿por qué San Valentín?

Cuenta la historia que:” San Valentín era un sacerdote que en el siglo III ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras. El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Casaba en secreto a los enamorados. El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. Luego, el oficial Asterius, encargado de la prisión, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista.

Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió recluido y el emperador Claudio ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

¿Fecha comercial?

Es vedad que con el paso del tiempo esta fecha con un sentido profundamente sublime, se fue convirtiendo en algo muy comercial, bien o mal, usted tiene la decisión de celebrarlo, si quiere, y como quiera. En esta Venezuela nuestra llena de obstáculos e insuficiencias, lo que debe tener en cuenta es que no existe fecha, ni hora en el calendario para expresarle a sus seres queridos que los ama. Basta su presencia, su constancia, su apoyo. Las palabras dulces y reconfortantes. Los paseos improvisados. Compartir un helado. Las largas caminatas al contacto con la naturaleza y hasta el solo acompañamiento para hacer las colas a las que haya lugar, serán bastante, hoy y siempre.

Feliz día de San Valentín a nuestros asiduos lectores, que también nos demuestran con sus comentarios y visitas que aprecian nuestra labor. Con o sin bombones, con o sin rosas, el amor es un sentimiento universal, hay que vivirlo, y para ello hay maneras muy creativas de hacerlo.

Arinda Engelke. Leo León.C.C