Una Mérida en colas es lo que deja flexibilización la cuarentena

Estos últimos días en Mérida,  se ha observado un desorden por parte de la ciudadanía y falta de control por  parte de los entes competentes en cuanto a las medidas preventivas para evitar el contagio del COVID-19.
 
La mala operatividad con la que reiniciaron  las actividades bancarias y la venta de gasolina al público en general,  son factores que inciden en la creación de aglomeraciones de personas. Pocas sucursales abiertas y reducción de personal en entidades bancarias, además, de no funcionamiento de cajeros automático marcaron, además de las este segundo día de flexibilización de la cuarentena social.
 
Por otra parte, las fallas del servicio eléctrico dificultan todas las actividades las prolongadas horas que pasan los sectores sin luz son las mismas horas que los ciudadanos pasan en colas en las que no se respeta el distanciamiento social y el uso del tapabocas es evadido pues después de un rato de uso las personas se cansan y se los quitan.
 
Si hablamos del suministro de la gasolina las colas son kilométricas igual que antes del aumento y de que fuera decretada la cuarentena social, todo apunta que es más de lo mismo solo con un nuevo agregado que es la “cuarentena”.
 
Redacción CC
03-6-2020