“Una ventana a la libertad»: 20 años contribuyendo con la humanización de las cárceles en Venezuela

El pasado 14 de febrero, la O.N.G. “UNA VENTANA A LA LIBERTAD” (*), creada en diciembre de 1997, presentó su Informe Anual 2018, bajo el nombre: “PROYECTO: MONITOREO A LA SITUACIÓN DE  LOS CENTROS DE DETENCIÓN PREVENTIVA EN VENEZUELA”, ante la presencia de Distinguidas Personalidades del Acontecer Nacional; muy en especial, a quienes les motiva la labor que realiza la ONG y que  están  identificados con la Problemática Carcelaria del País.

La presentación inicial estuvo a cargo del Dr. CARLOS ALBERTO NIETO PALMA, Director General de la citada Organización, quien hizo un breve resumen del Informe, manifestando que el importante documento, es el producto del Monitoreo de la Situación Penitenciaria,  en quince (15) Estados del País, en donde se observó la actividad de 174 CENTROS DE DETENCIÓN PREVENTIVA (CDP), que agrupaban, para el momento de la ejecución del Trabajo de Campo, 16.719 Detenidos en una capacidad instalada para 5.332, lo cual arroja un Hacinamiento Promedio de 314%. Manifestó asimismo que, desde que el Ministerio P.P.P. para el Servicio Penitenciario, a través de la Circular del 5 agosto de 2011, estableciera la prohibición del ingreso de nuevos Privados de Libertad, sin la autorización expresa del Ministerio, los Recintos Policiales, algunos de la GNB y otros,  han dejado de ser “Espacios Temporales de Recepción de Detenidos” y se han convertido en cárceles, sin contar con las instalaciones adecuadas,  a lo que además se le suma que,  el Ministerio,  les exige kits (ropa carcelaria, colchonetas, artículos de higiene personal) a los Directores de estos calabozos,  para el ingreso de nuevos reos, lo cual no forma parte del presupuesto de estos organismos, lo que  ha ocasionado la proliferación de cárceles en todo el País, que antes eran calabozos o centros de detención. Por otra parte, los Cuerpos de Seguridad destacan a las labores de custodia de detenidos, al menos el 30% de su funcionariado, lo que disminuye la fuerza para Labores de Seguridad Preventiva en las calles.

Luego de otras consideraciones de importancia, las cuales se detallan en  el Informe Anual que se anexa, el Dr. Nieto Palma, procedió a hacer la presentación formal de los Señores Panelistas, quienes desglosarían para la Audiencia, el mencionado Informe; ellos son: los Ciudadanos DIPUTADA YAJAIRA CASTRO,  LIC. CARLA SERRANO NAVEDA Y EL DR. LEONARDO RODRÍGUEZ ANGOLA; quienes, con la ayuda de imágenes y un verbo claro y fluido, “pusieron en el tapete”,  las diferentes etapas en las que se ejecutaron las Actividades;  combinando información de tipo cuantitativa y cualitativa, que abarca cuatro dimensiones: Infraestructura y Demografía; Institucional; DD. HH.(a la vida,a la salud, alimentación e higiene);  Libertad e Integridad Personal; lo cual permitió,  dejar en claro, el  incumplimiento o violación de varios Derechos Humanos,  seleccionados como fundamentales, para Personas Privadas de Libertad,  en establecimientos (en los cuales se ejecutó el Monitoreo),ubicados en la Gran Caracas y en los Estados: Anzoátegui, Aragua, Bolívar, Carabobo, Falcón, Guárico, Lara, Mérida, Miranda, Monagas, Nueva Esparta, Táchira, Vargas y Zulia, lo cual no sólo vulnera los Derechos  de las personas detenidas en los CDP; sino que afecta a  sus familiares y allegados, por extensión.

El Informe Anual de la ONG “UNA VENTANA A LA LIBERTAD, concluye que, ATENDIENDO LOS RESULTADOS DEL MONITOREO REALIZADO, EN 15 ESTADOS DEL PAIS, DURANTE EL AÑO 2018,  SE EVIDENCIA,  CLARAMENTE QUE,  EL ESTADO VENEZOLANO, HA FALLADO EN SU OBLIGACIÓN DE SALVAGUARDAR LA INTEGRIDAD FÍSICA, PISOLOGICA Y MORAL DE LAS PRSONAS RECLUIDAS EN LOS CENTROS DE DETENCIÓN POLICIAL (CDP) Y QUE, LAMENTABLEMENTE, NO HAY INDICIOS DE QUE, EN UN FUTURO CERCANO, HAYA MEJORÍA.

A MODO DE REFLEXIÓN (UVL):

“Este informe anual 2018, se enmarca en una historia de fracasos acumulados en la gerencia del sistema penitenciario en Venezuela, agravada por la Emergencia Humanitaria Compleja que vive el país,  que afecta con mayor voracidad a los grupos más vulnerables, entre los que se encuentran los privados de libertad. Urge invertir en el área y diseñar, ejecutar y supervisar, a nivel nacional, acciones dirigidas a descongestionar los CDP, las cuales respondan a principios de protección a los derechos humanos contemplados en instrumentos jurídicos nacionales e internacionales. Apoyarse en la cooperación y asistencia técnica tanto nacional como internacional que sea necesaria al respecto.

Una Ventana a la Libertad invita al debate en este tema proponiendo algunas reflexiones propositivas, dirigidas a las autoridades con competencia en materia carcelaria y a la sociedad en general, como una contribución desde la sociedad civil organizada comprometida con la defensa, vigencia y revitalización de la democracia y el estado de Derecho en Venezuela”.     

Nilda J. Clemente Jiménez

Prensanjcj2012