Ante la falta de gas en el país, los venezolanos han recurrido a la tala de árboles para poner cocinar con leña. Esta situación no solo incrementa los casos de enfermedades respiratorias durante la pandemia por el coronavirus, sino que también causa un importante daño ambiental debido a la deforestación indiscriminada.

En los estados Bolívar, Anzoátegui, Monagas, Sucre y Táchira, organizaciones ambientalistas denunciaron la tala de árboles de eucaliptos y pinos para la venta de leños para cocinar, según reseña el diario ABC de España.

La escasez de gas no solo afecta al interior del país, en la ciudad de Caracas los ciudadanos también hacen largas colas para obtener bombonas y por la mañana ya se observa humo de fogones en muchos balcones.

Venezuela pasó de ser el octavo productor de gas mundial, ha una nación donde muchos ciudadanos esperan hasta más de 6 meses por una bombona.

La falta de gas está asociada a la producción de petróleo. De generar 3,3 millones de barriles hace 20 años, solo se producen unos 330.000 barriles actualmente. Esto es producto de las malas políticas del régimen chavista, que destruyó a la industria petrolera.

Pese a ser un país con muchas riquezas del subsuelo, los venezolanos se ven forzados a talar árboles para exponerse al peligro de cocinar a leña y a la desertificación de la tierra.

En los últimos meses se han registrado muchos casos de niños quemados en los fogones, o de mujeres que se han asfixiado por el humo.

Las cocinas eléctricas tampoco son una solución viable por los apagones intermitentes.

https://www.elnacional.com/venezuela/venezolanos-dejan-al-pais-sin-arboles-para-poder-cocinar-con-lena/