viernes, julio 19, 2024

Y nos preguntamos ¿por qué tantas incongruencias?

Las confusiones que se están presentando en cuanto a la pandemia por coronavirus en el país, cada día tienen a los habitantes más alarmados y más dudosos de cuál es, en verdad, la realidad porque, entre otras razones, voceros del oficialismo, lejos de aclarar el panorama lo complican más. Sus mismos representantes incluido Nicolás Maduro, tienen ideas muy distintas sobre el comportamiento del virus en el  territorio, por lo tanto, el ciudadano común se siente desubicado, e incluso burlado  por tantas incongruencias, incoherencias, en cuanto a esta crisis sanitaria que azota al mundo y a Venezuela también. En declaraciones recientes el presidente Nicolás Maduro señaló: “Podemos decir que en Venezuela estamos aplanando la curva. No es para cantar victoria sino para saber que la estrategia está funcionando, que el Gobierno está logrando el control sobre la pandemia”-  Pero, por su parte, Douglas Rivas (Corpomérida), este 21 de septiembre   dijo: “No se distribuirá gasolina (esta semana de flexibilización) a particulares, solo a sectores priorizados, por el aumento de casos de Covid-19 en el Estado. Rivas expresó que las colas que se forman a los alrededor de las estaciones de gasolina durante la semana de flexibilización es un foco constante de contaminación del SARS-CoV2…”

Surgen las preguntas.

Está claro que hay posiciones diferentes, por una parte, el presidente Nicolás Maduro sostiene que la curva de contagios se está aplanando, pero por la otra, a los merideños que han esperado durante semanas el suministro de combustible, no se les puede surtir para evitar contagios, según declaraciones de Douglas Rivas… Cabe recordar que en ocasiones anteriores la misma ciudadanía alertaba sobre el peligro que representaban las colas de vehículos y sus conductores en los interminables horas de espera para cargar gasolina ¿por qué antes si se permitían y ahora no? ¿Será que el virus tiene especial interés en esas zonas? O, como mencionaron muchas personas ante el anuncio: “la verdad es que gasolina no hay y quieren maquillar la falta de combustible en, con la excusa del aumento de los contagios “.

Sin embargo, debemos resaltar que sí hay preocupación en el gremio médico por la presencia de la pandemia, el aumento de casos positivos, la falta de insumos para la atención de los pacientes, la casi inexistente dotación de indumentaria de protección para el personal de salud. Total un caos dentro del mismo caos.

Cuando la verdad sea dicha

Siempre, en todos los actos de la vida es mejor decir la verdad, ante cualquier situación que se nos presente. Ocultar los hechos, aun cuando sea por una noble causa, a la larga resulta mucho más dañino porque tarde o temprano, la verdad saldrá a la luz.

En un escenario tan difícil y delicado como el que atravesamos en el país, no hay cabida para las contradicciones que aumentan la incertidumbre en la población. En este sentido, es importante observar cómo, por ejemplo en Alemania Ángela Merkel al referirse a la pandemia expresó: «Somos una comunidad en la que cada vida y cada persona cuentan». La canciller reconoció sin ambages  «la situación es seria», y el aporte de los ciudadanos es clave para sobrellevarla y lograr superarla”. Entonces, es obvio, cuando se habla sinceramente , la población sientes más seguridad y apoyo por parte de sus gobernantes y por ende hay un mayor deseo de colaboración y solidaridad, cuestión que en Venezuela, salvo honrosas excepciones, no está ocurriendo. “No se puede tapar el sol con un dedo”.

Redacción C.C.